Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los sindicatos rechazan el plan de ajuste de Bazán y exigen rejuvenecer la plantilla

Los sindicatos CCOO, UGT y USO rechazan "frontalmente" el plan de ajuste propuesto por la dirección de la empresa Bazán por considerarlo "desproporcionado", aunque no convocarán movilizaciones en los centros. Los tres sindicatos se reunieron ayer con el vicepresidente de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), Joaquín Clotet, y le expusieron su rechazo, y criticaron el "brutal recorte de la plantilla que pasará desde las 7.476 personas actuales a las 4.959 del año 2002, con la incorporación de tan solo 212 en ese periodo".Los tres sindicatos que acudieron a la reunión (no estuvo presente el sindicato gallego CIG) van a coordinar sus propuesta para "pretender cambiar de forma sensible el plan de la SEPI". Los sindicatos consideran que Bazán con el nuevo plan se vería obligada a duplicar su nivel de subcontración, que actualmente es muy alto, tal y como ha reconocido la empresa. Los sindicatos abrirán una ronda de negociaciones con la empresa y para ello los responsables de ésta no han exigido ningún calendario cerrado.

El presidente de Bazán, Juan Alsina, dijo ayer en el Senado que si no se aplica pronto el plan de ajuste la empresa seguirá en el nivel de pérdidas del año 1997, que rozaron los 12.000 millones de pesetas. Alsina confirmó que el plan supondrá unos costes de 52.000 millones de pesetas y que se hará por la vía de bajas negociadas y prejubilaciones que afectarán a los trabajadores que cumplan los 52 años antes del 31 de diciembre de 1999.

Alsina aseguró ayer que el plan va mucho más allá de una simple reducción de plantilla y que su objetivo es convertir en cinco años a la empresa en una sociedad rentable. Según el documento oficial presentado ayer a los sindicatos, el mayor recorte de plantilla se debería producir en 1998 con 2.029 bajas, que pasarían a 464 en el año 1999, 121 en el año 2000, 106 en el año 2001 y 12 en el 2002.

Clotet anunció ayer, asimismo, que la SEPI está abierta a las propuestas sindicales y que se dará cabida en esta ronda negociadora a las comunidades autónomas que cuentan con centros de la empresa. El plan se propone ampliar la ocupación de la plantilla desde el 77% actual hasta el 99% en el año 2002, así como reducir el abanico de 35 categorías laborales que existen en la actualidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de junio de 1998