Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
REPORTAJE

Una radiografía para mejorar la investigación

Un grupo de expertos propone 34 recomendaciones para fomentar la pólitica científica del país

Son 34 recomendaciones para mejorar la ciencia, la tecnología y la innovación en España. O, dicho de otra manera, son 34 fórmulas para que la investigación española se acerque a la media de los países de la Unión Europea y salga de su atraso. Esto es lo que se propone la Fundación Cotec con la elaboración del Libro Blanco El sistema español de innovación. Diagnósticos y recomendaciones. Una tarea urgente, ya que, si bien en los últimos años se ha realizado un considerable esfuerzo económico y humano por quebrar esta carencia, los resultados no han sido todo lo satisfactorios que se esperaban.Cotec es una fundación empresarial promovida por más de cincuenta grandes sociedades e instituciones españolas. Desde su creación, hace ya ocho años, se ha impuesto la misión de contribuir activamente al desarrollo del país mediante el fomento de la innovación tecnológica en las empresas y en la sociedad en su conjunto.

"El déficit tecnológico", dice en el extenso informe de 172 páginas, "constituye uno de los problemas estructurales más importantes y urgentes de nuestra economía. Su reducción es fundamental para la mejora de la competitividad del país. La innovación", agrega, "es el proceso que convierte ideas en productos o servicios nuevos o mejorados y que el mercado valora. Y es el camino que deben seguir las sociedades avanzadas para aumentar su competitividad sin destruir empleo".

Escasa coordinación

Entre los males que padece la innovación en España, el Libro Blanco de Cotec destaca la escasa coordinación existente entre las actuaciones científicas promovidas por las diferentes administraciones central, autónoma y local, lo que provoca duplicidades o redundancias en sus investigaciones.Los expertos reclaman, por consiguiente, la creación de un único plan de innovación que sea de ámbito estatal y de máximo rango político. Su cometido sería el de coordinar, planificar, asig-nar y gestionar los fondos de toda la política científica y tecnológica del país.

Otra de sus críticas es que los resultados de las investigaciones de los organismos públicos de investigación escasamente se transfieren a las empresas privadas. La deseable coordinación nacional, defiende, debe incidir especialmente en aquellas líneas de actuación que estén más directamente relacionadas con el desarrollo tecnológico empresarial. Y la asignación de los recursos económicos deberá estar en consonancia con sus objetivos. Asimismo, los centros tecnológicos existentes deben organizarse en red para evitar duplicidades y enfocar su trabajo a la especialización en tecnologías que sean relevantes para las pequeñas y medianas empresas de su entorno geográfico y sectorial.

Respecto a la empresa, los recursos destinados a la innovación son mucho menores que los que dedican sus competidores europeos y tienen mucho menos personal cualificado. Sólo el 11% de las sociedades industriales españolas son innovadoras, frente al 25% de las europeas. Para colmo, denuncia el informe, las empresas tienen un "profundo desconocimiento de la capacidad tecnológica del sistema público". Y muchas pyme "consideran muy difícil relacionarse con la Universidad y con los organismos públicos que pudieran ayudarles".

En cuanto a la enseñanza, ya sea en formación profesional o universitaria, tampoco tiene en cuenta las necesidades empresariales en sus planes de estudio, con lo que viven en un permanente desencuentro.

Es fundamental fomentar el trasvase de científicos y tecnólogos entre el mundo académico y el empresarial facilitando la movilidad del personal investigador. Como no podía ser menos, se demanda un incremento de las partidas presupuestarias en investigación para ajustar el gasto a los patrones europeos.

Desde 1996, la Fundación Cotec viene publicando anualmente un Informe sobre tecnología e innovación en España, donde se analizan los principales indicadores de las actividades de investigación y desarrollo (I+D) nacionales. El correspondiente a 1998 acaba de salir también a la imprenta.

Esfuerzo insuficiente

De su análisis se confirma que el considerable esfuerzo realizado en los últimos 10 años en investigación no ha sido suficiente para acercar el país significativamente a la media de la UE ni a la OCDE. Ni en recursos invertidos ni en los resultados obtenidos, lo que se refleja negativamente en la balanza comercial de productos de alta tecnología.Un retraso arrastrado durante décadas, que está motivado "por la poca atención que la innovación ha merecido por parte de los responsables de la toma de decisiones, tanto del sector público como privado". El sistema español de innovación, prosigue el documento, es fruto de "la tardía industrialización del país, desarrollada en el seno de un mercado protegido, donde los centros públicos se han preocupado fundamentalmente de atender las necesidades de la Administración".

Ante esta situación tan poco optimista, Cotec ha promovido un proceso de análisis y debate con expertos de todo el país, a los que se les ha planteado diferentes cuestiones sobre el sistema nacional de investigación. Con sus reflexiones se ha redactado el Libro Blanco, que permitirá elaborar un programa de impulso a la innovación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 17 de junio de 1998