Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iturgaiz se queja de que Atutxa no le avisó de que era objetivo del "comando Vizcaya"

La polémica está de nuevo servida. El presidente del PP en Euskadi, Carlos Iturgaiz, aseguró ayer que en la conversación que mantuvo el pasado lunes con el viceconsejero de Seguridad, José Manuel Martiarena, éste no le informó de que era objetivo del comando Vizcaya, desarticulado por la Ertzaintza el viernes. El consejero de Interior, Juan María Atutxa, comparece hoy ante la Cámara vasca para explicar los pormenores de la operación policial en la que murió en el piso de Gernika la jefa del grupo, Ignacia Ceberio.

MÁS INFORMACIÓN

La polémica ha vuelto a saltar tras conocerse algunos de los objetivos del comando Vizcaya de la organización terrorista ETA. Carlos Iturgaiz indicó ayer en los pasillos del Parlamento vasco que se había enterado por un despacho de agencia de que el terrorista Iñaki Bilbao Gaubeka, Fermín, estuvo a punto de atentar contra él en una concentración, en junio del año pasado en Getxo (Vizcaya) en favor de la liberación del abogado vizcaíno Cosme Delclaux. Bilbao entonces formaba parte del anterior comando Vizcaya, dirigido por los liberados Salvador Gaztelumendi y José Miguel Bustinza, que fueron abatidos por la Guardia Civil en septiembre de 1997.Pese a todo, el presidente de los populares vascos indicó que no tenía intención de polemizar con el Departamento que dirige Atutxa. No es la primera vez que los responsables de Interior del Gobierno central y del autónomo han tardado en facilitar datos o incluso no los han llegado a entregar. El propio consejero de Interior estaba señalado como objetivo entre la documentación incautada al anterior comando Vizcaya, información que no ha llegado en ningún momento a los responsables operativos antiterroristas vascos, según han denunciado en privado responsables de la citada consejería.

Martiarena informó en la tarde del 8 de abril al presidente del PP de que el concejal popular de Durango Juan José Gastañazatorre era objetivo de ETA sólo cuando un periodista intentó confirmarlo. Iturgaiz no había sido informado todavía. Tras solicitar esa confirmación oficial, Martiarena tardó menos de diez minutos en llamar a Iturgaiz, que entonces se encontraba de vacaciones fuera del País Vasco.

Este tipo de desconexión y, sobre todo, de desconfianza redunda en una falta de efectividad y en la posibilidad de que algún objetivo corra riegos innecesarios, sobre todo cuando se trata de los niveles inferiores (concejales y policías). Con todo, el hecho de que Bilbao haya confesado ante el juez Baltasar Garzón que tuvo a tiro a Iturgaiz en la concentración pacifista y que optó por no cometer el atentado por la presencia de los escoltas del instituto armado no compromete a Interior si se demuestra que en la documentación ahora intervenida no se hacía mención a esta acción. De hecho, Iñaki Bilbao estudió la posibilidad de atentar contra Iturgaiz cuando formaba parte del anterior comando Vizcaya, grupo desarticulado por la Guardia Civil.

Ante toda esta cascada de declaraciones, el Departamento de Interior vasco remitió una nota de prensa en la que se recordaba que el pasado sábado "se contactó con Iturgaiz y dos días después se informó a dicha persona sobre todos los miembros de dicho partido que figuraban como objetivos del comando".

Sin embargo, en la conferencia de prensa ofrecida la semana pasada por Martiarena y Atutxa, el consejero negó que entre los objetivos -"al menos inmediatos", precisó Atutxa- estuviera algún candidato a lehendakari. Iturgaiz es el candidato del PP en las elecciones autonómicas del próximo octubre.

En la misma nota de ayer, la consejería de Interior indicaba que no se hacía responsable "por la forma y el momento en que otros datos, al parecer inexactos, relacionados con una investigación que se encuentra bajo secreto de sumario" fueron difundidos, en alusión a las filtraciones tras la declaración ante el juez de la Audiencia Nacional.

En este cruce de declaraciones, el secretario de Estado de Seguridad, Ricardo Martí Fluxà, explicó que en el Ministerio del Interior desconocían "totalmente" que el comando Vizcaya hubiera intentado asesinar a Iturgaiz. Fluxà puso en duda ese intento de atentado. "Estoy seguro de que si algún cuerpo policial responsable hubiera tenido una noticia clara de ese tipo de peligro, se lo habría transmitido al señor Iturgaiz de forma inmediata", afirmó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de junio de 1998

Más información

  • El consejero de Interior explica hoy en el Parlamento vasco la desarticulación