Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:

ELISEO GIL ARQUEÓLOGO "Hay gente que en nuestro país lleva muy mal la romanización"

La romanización de Euskadi fue objeto de unas jornadas internacionales organizadas hace dos años en San Sebastián por la Asociación de Estudios Vascos-Eusko Ikaskuntza. El arqueólogo Eliseo Gil presentó esta semana los dos volúmenes que recogen, en castellano, euskera y francés, las comunicaciones e intervenciones del encuentro. Eliseo Gil, de 36 años, es desde hace cuatro años director de las excavaciones en el oppidum romano de Iruña, en Ogilaz (Álava) y vicesecretario de la Sociedad de Estudios Vascos. Pregunta. ¿Por qué se ha investigado tan escasamente la romanización del País Vasco hasta hace poco? Respuesta. Ha habido que superar una barrera psicológica que hacía que tocar el tema pareciera inoportuno. Desde luego, nunca me he sentido responsable de lo que ocurrió hace dos mil años, pero hay gente que en este país lo vive y lleva muy mal. Lo cierto es que los avances en la investigación sobre la época se han producido hace muy poco, quince o veinte años. P. ¿Se puede decir que los romanos entraron en Euskal Herria hasta la cocina, igual que en otras partes? R. No sé si se metieron en nuestras cocinas, pero desde luego sus cacharros sí estuvieron en ellas. La comunidad científica tiene claro el tema desde hace mucho tiempo, pero lo cierto es que estamos aún en un primer estadio de comunicación al público de esa reconstrucción histórica basada en la arqueología y las ciencias auxiliares. Esa época no es cualquier cosa. Son dos siglos de primeros contactos y cinco siglos de integración en un aparato estatal, por cierto con dimensión europea, moneda única y una lengua oficial; y en el interior de todo eso, un mosaico de pueblos con sus culturas y muchos con lenguas propias que, en casos como el nuestro, tuvieron la capacidad de conservar. P. No se puede hablar entonces de una resistencia aguerrida a la invasión. R. Aquí, no. Los vascos de la época se dedicaban más bien a resistirse aguerridamente los unos a los otros. La resistencia a los romanos se dio en la meseta castellana y en Cantabria-Asturias. La lucha vasca fue la de Aquitania, al otro lado de los Pirineos, donde sí se produjo resistencia a la conquista de las Galias. Nuestra parte fue una zona de retaguardia de los romanos frente a la resistencia cántabra. P. ¿Subsisten aún muchos falsos mitos sobre la época? R. Uno de los grandes temas, que ha generado ríos de tinta, es el de la cristianización. Nos hemos movido entre dos corrientes: los que sostienen casi que en Euskadi había cristianos antes de Cristo, y perdón por el chiste fácil, y los que se van al otro extremo y niegan la cristianización hasta la época medieval. Hace bien poco se ha publicado un estudio que la sitúa en el siglo VII, pero los datos arqueológicos nos permiten decir con garantías que, al menos, se remonta a principios del siglo V.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 5 de junio de 1998