Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL JUICIO DEL "CASO MAREY"

Leña para el fuego

Pese a que lo que el lunes empezó a juzgarse en el Tribunal Supremo no es para tomárselo a broma, en la sesión de ayer hubo varios momentos de distensión. Algunos de ellos fueron causados por el policía Francisco Sáiz Oceja. Por ejemplo, cuando aseguró que se entendía por señas con los dos mercenarios franceses -Jean Pierre Echalier y Mohand Talbi- que ejecutaron el secuestro de Segundo Marey y le vigilaron los primeros días en la cabaña de Colindres."Pensé que eran agentes de los servicios franceses. Me entendía con ellos por señas. Por ejemplo, cuando les indicaba la leña". Y un segundo después precisó, sin que nadie se lo pidiera: "Leña, se entiende que la de echar al fuego..." La aclaración provocó la carcajada general, incluso de los 11 jueces del tribunal.

El policía aseguró que en 1983 no tenía tiempo de leer periódicos, ya que la ofensiva terrorista daba mucho trabajo a la Brigada de Información de Bilbao.

Sáiz Oceja recordó después que Marey era empleado de la cooperativa Sokoa, en Francia, donde en 1986 se halló un arsenal de ETA. "En Sokoa, el que no era de ETA, era simpatizante", declaró."¿Quiere eso decir que allí no entraba cualquiera a trabajar?", inquirió el fiscal. "Ah! Eso no lo sé. Yo no era el jefe de personal..." Y eso volvió a hacer reir al público.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 27 de mayo de 1998