Elevada participación y éxito de los demócratas en las primeras legislativas de Hong Kong bajo soberanía china

Los residentes de Hong Kong desafiaron ayer a las lluvias torrenciales para acudir, de forma significativa, a las primeras elecciones legislativas bajo control chino. Los sondeos a pie de urna indicaban que destacados políticos demócratas que perdieron sus actas de diputados cuando China recuperó la soberanía el pasado julio, volverán a sus escaños en la nueva legislatura.La encuesta llevada a cabo por la Universidad de Hong Kong atribuía a los partidos por la democracia 14 de los 20 escaños que se elegían directamente. Los otros 40 (hasta completar los 60 que compondrá en Consejo Legislativo) fueron elegidos a partes iguales por colegios profesionales y grupos corporativos y por un comité electoral de 800 miembros, ambas vías consideradas favorables a China.

Los sondeos también atribuyen al abogado Martin Lee, líder del Partido Democrático y firme crítico del Gobierno comunista de Pekín, más del 50% de los votos en su circunscripción. Para Lee, de 59 años, este resultado es una dulce venganza tras perder su acta de diputado. «Es una victoria para la democracia», aseguró ayer, «a la gente de Hong Kong no le gusta este sistema, pero es la primera vez que pueden expresar su opinión desde el traspaso».

La participación de casi 1,5 millones de electores, el 53% de los registrados, echó por tierra las predicciones de apatía generalizada. Esa cifra supera con creces el 35,8% que participó en la última elección bajo soberanía británica, en 1995.

El complejo y controvertido sistema de tercios fue establecido por el legislativo provisional que designó Pekín para reemplazar a la asamblea colonial británica, unas horas después del traspaso de poderes. Hong Kong, un enclave capitalista de 6,6 millones de habitantes en la costa sur de China, fue retrocedido por el Reino Unido a Pekín el 1 de julio de 1997, con lo que puso fin a 156 años de dominio colonial.

Bajo el acuerdo entre Londres y Pekín, Hong Kong mantendrá su sistema capitalista durante 50 años y funcionará bajo la fórmula acuñada por China de «un país, dos sistemas».

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 24 de mayo de 1998.

Lo más visto en...

Top 50