Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Marqués pide una reunión urgente de la dirección del Partido Popular de Asturias

La tensión en el Partido Popular asturiano aumenta. El líder regional, Isidro Fernández Rozada, en una carta abierta, acusa a su compañero de formación y presidente del Principado, Sergio Marqués, de socavar sistemáticamente su dignidad y le advierte que pondrá la situación en conocimiento del secretario general y vicepresidente primero del Gobierno, Francisco Álvarez Cascos, y del coordinador del partido, Ángel Acebes.Por su parte, Marqués le ha respondido con otra misiva en la que pide una reunión urgente y extraordinaria de la Junta directiva regional del PP, máximo órgano entre partidos, porque entiende que la situación actual no se arregla con una conversación entre dirigentes. La reunión de la Junta tendría un único punto del orden del día: analizar la situación en el PP asturiano y, en especial, lo que Marqués entiende como ataques al Gobierno regional. De modo siginificativo, Marqués envió copia de su misiva al líder del PP, José María Aznar, y a su coordinador general, Ángel Acebes, pero no al vicepresidente Francisco Álvarez Cascos.

Aunque desde las más altas instancias del partido se dio orden el pasado día 4 de silenciar la grave tensión interna, la polémica prosigue. Rozada ha dirigido una carta a Marqués en la que le reprocha: "Veo, por tus declaraciones públicas (...), que no es de tu agrado atender mis requerimientos, pero debes comprender que mi dignidad personal no puede seguir siendo socavada sistemáticamente". Después reitera su disposición al diálogo para buscar cauces de entendimiento, pero remite cualquier encuentro a la sede del partido.

Marqués había emplazado para ayer por la tarde, en su despacho, a Rozada, una vez que éste había anunciado su disposición a mediar entre él y el alcalde de Oviedo, el también popular Gabino de Lorenzo. Éste es el principal portavoz del clima crítico contra Marqués.

El día 7 de este mes, 72 horas después de que Marqués regresara de una visita oficial a Hispanoamérica, en cuyo transcurso se intensificaron las críticas contra él, Rozada compareció en público con De Lorenzo para anunciar que ejercería sus funciones de mediación y que ya había logrado el compromiso del alcalde de guardar silencio. Rozada anunció entonces un próximo encuentro con Marqués.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 19 de mayo de 1998

Más información

  • Rozada le amenaza en una carta con apelar a Cascos