Alumnos de Arquitectura, contra el derribo de casas del castillo de Buñol

Un grupo de alumnos de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de la Universidad Politécnica de Valencia mostraron el pasado sábado, con una concentración ante el monumento y la colocación de varias pancartas, su desacuerdo por el derribo de las casas centrales de la plaza de armas del castillo de Buñol, realizado a instancias de la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de la localidad y con la autorización de la Dirección General de Patrimonio. La visita-protesta (como fue bautizado el acto reivindicativo) contó con el apoyo del Instituto de Estudios Comarcales de la Hoya de Buñol-Chiva, así como de la Asociación de Estudiantes para la Defensa del Patrimonio, CIMBRA. "Con esta protesta hemos querido manifestar nuestra oposición a una decisión que se ha hecho sin tener en cuenta ni principios históricos, ni arquitectónicos ni urbanísticos", explicó Pepa Morán, portavoz de los estudiantes y miembro de la asociación. Para los estudiantes "el derribo atenta contra la función residencial que históricamente ha adquirido la zona, ya que inicialmente tenía una función defensiva y militar, como castillo, pero posteriormente, en el siglo XIX, adquiere una nueva función, la de ser residencia de parte de la población." Salvador Lara, profesor de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Valencia y director del estudio técnico previo al plan director del castillo (realizado en 1994 y todavía no asumido por el Ayuntamiento), ha manifestado al respecto que "una actuación de este tipo no es justificable. El mayor problema es que no se sabe cuál es el castillo que se desea. Si se hizo un estudio previo, el proceso inmediato pasa por redactar un plan director que marque cuál es la línea de evolución". "En ruinas" Por su parte, Carlos Xerri, concejal de Cultura del Ayuntamiento de Buñol, ha justificado la decisión afirmando "que esas casas estaban en ruinas y no aportaban nada al conjunto monumental. Además, la memoria histórica del monumento continúa, no se perderá esa muestra histórica porque las casas del perímetro de la plaza de armas no se van a derribar". Una justificación no compartida por Lara, para quien "la ruina inminente no es un argumento de peso sostenible, ya que tan sólo determinados puntos estaban en esa situación". Desde el Instituto de Estudios Comarcales han hecho constar sus suspicacias sobre la actuación, "porque es una iniciativa, que aunque aprobada por la consejería, ha sido realizada sobre un bien de interés cultural (como es el conjunto del castillo) sin atender a ningún plan de actuación integral

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS