Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
DEBATE SOBRE EL ESTADO DE LA NACIÓN

El PSOE da por terminados los lamentos y advierte que el "efecto Borrell" empieza ahora

El PSOE no se va a permitir un solo lamento más sobre el resultado del debate sobre el estado de la Nación. El candidato, José Borrell, pone fin con este debate a los dos meses de su vida política en los que ha estado enfrascado en ganar las primarias en su partido y, después, sometido la presión de preparar su primer debate frente al presidente del Gobierno. Ahora, Borrell empieza a trabajar con la ejecutiva federal, con su oficina y con el grupo parlamentario. "El PP y el Gobierno tienen que saber que el efecto Borrell empieza ahora", advierte el portavoz del partido, Alfredo Pérez Rubalcaba.

El capítulo de lamentos y flagelos se da por terminado en el PSOE a decir del portavoz parlamentario, Juan Manuel Eguiagaray, y del propio candidato. Las cosas no han salido en función de la enorme expectativa creada, pero ahora se dan cuenta que es el primer tramo del camino.A partir de la próxima semana, José Borrell empezará a trabajar de una manera ordenada con el grupo parlamentario y con la ejecutiva federal, tras abandonar el método de trabajo precipitado de estos dos meses y aprender que su nueva tarea no es fácil, según ha reconocido a sus allegados. "El PP no debe equivocarse. Esto no era una tormenta, si no que se prepare para un auténtico cambio climático", dijo animoso Alfredo Pérez Rubalcaba para añadir que "el efecto Borrell empieza ahora".

El candidato estaba ayer mucho más sonriente que anteayer y muchísimo más que la noche en la que debutó como portavoz. "Lo importante es trabajar, trabajar y trabajar para ganar las elecciones", dijo en tono voluntarioso. Borrell tuvo especial interés en resaltar que en este trance no se ha sentido solo. "Estaba, estoy y estaré arropado".

También tuvo mucho interés en seguir remachando el clavo de la unidad el secretario general del PSOE, Joaquín Almunia. "Ha quedado claro para los ciudadanos que hay una alternativa a este Gobierno que lidera José Borrell".

El grupo parlamentario socialista tuvo que sobreponerse también al disgusto que les otorgaron las encuestas publicadas por EL PAÍS y otros medios, en las que se muestra que el presidente del Gobierno, José María Aznar, ganó el debate al candidato socialista. "Yo suelo perder en las encuestas y ganar en las elecciones, y eso me pasó en las primarias", señaló Borrell. Joaquín Almunia prefirió quedarse con el dato de esas mismas encuestas según el cual el candidato socialista ha mejorado notablemente su imagen después de este debate.

Desde todas las federaciones socialistas sus máximos dirigentes repitieron que éste ha sido el primer paso. "La intervención de Borrell tuvo más contenido que la de Aznar y no pasa nada porque no se hayan cumplido las altas expectativas que entre todos habíamos creado", afirmó el presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves. El exvicepresidente del Gobierno Alfonso Guerra apostó por no hacer demasiado caso a las encuestas y resaltó la "algarabía" montada por los populares, que para Guerra estuvo "deliberadamente montada". Ayer no era día de autocrítica, aunque el ex ministro de Justicia Juan Alberto Belloch no pudo reprimir un reproche a su grupo por tener la tendencia de "subestimar" a Aznar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de mayo de 1998

Más información

  • El candidato socialista señala que suele "perder las encuestas y ganar las elecciones"