Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
DEBATE SOBRE EL ESTADO DE LA NACIÓN

Maniobras en torno a una encuesta

Una encuesta en Internet planteada por el diario El Mundo sobre el debate del estado de la Nación ha provacado una iniciativa parlamentaria de denuncia del PP. La sociedad Sogecable remitió ayer una nota cuyo texto es el siguiente:"La empresa Centro de Asistencia Telefónica, SA (CATSA), propiedad al 100% del grupo Sogecable (Canal+), quiere salir al paso de las tergiversaciones informativas que el diario El Mundo, la cadena Cope, y el Partido Popular han llevado a cabo a partir de la utilización desleal, por parte de un empleado de dicha compañía, de los servicios informáticos de la misma. El citado trabajador, que tras una investigación interna ha sido despedido de inmediato, se permitió enviar desde los ordenadores de CATSA varios miles de votos en apoyo a José Borrell en una votación vía Internet, organizada por El Mundo sobre el eventual vencedor del debate sobre el estado de la Nación. En paralelo a este hecho, se generó una respuesta cibernética de características similares por parte de los funcionarios de la sede central del Partido Popular, desde los ordenadores del mismo partido.

MÁS INFORMACIÓN

El Mundo y la Cope silenciaron que CATSA es propiedad íntegramente de Canal + y sugirieron que se trataba de una empresa vinculada personalmente al presidente y al consejero-delegado de Sogecable. El Partido Popular ha presentado una moción parlamentaria, en la que pretende que nos encontramos ante un caso de financiación irregular de los socialistas por parte de nuestra empresa. Ante tal sarta de despropósitos, Sogecable quiere puntualizar:

1.- En la mañana del día 13 de mayo un empleado de CATSA, utilizando indebidamente y por propia decisión personal los servicios informáticos de la empresa, se dedicó a bombardear con miles de votos pro-Borrell la página web de El Mundo.

2.- Para llevar a cabo su acción, el empleado no tuvo que realizar ninguna complicada operación informática. Se limitó a abusar de las capacidades de acceso a la red que tenía conferidas. Su actuación fue tan burda que ignoró, incluso, el hecho de que el sistema, por motivos obvios de seguridad, estaba registrando automáticamente todos sus pasos, por lo que fue fácilmente identificado una vez que se conocieron los hechos.

3.- El autor de los mismos ha sido despedido y la empresa pondrá su nombre a disposición de la Mesa del Congreso por si quiere que preste declaración ante sus componentes.

4.- Rechazamos las mendaces y difamatorias acusaciones que tratan de implicar a CATSA y a sus administradores en operaciones políticas de cualquier tipo. No podemos admitir que se trate de confundir a la opinión pública presentando a nuestra empresa como algo vinculado a un partido, lo que daña gravemente el prestigio comercial de la misma.

5.- Nos asombra la ridícula actitud del diputado popular Diego Jordano, que merece figurar en el catálogo de las tonterías ilustres.

6.- Esperamos que el PP rectifique el juicio por él vertidos y sepa dar por cerrado un incidente que ha servido de ocasión para poner de relieve la irresponsabilidad de un empleado de CATSA, la histriónica reacción de los encargados de informática del Partido Popular, la escasa profesionalidad de algunos de nuestros colegas y la frivolidad del diputado señor Jordano".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de mayo de 1998