Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los países occidentales prohíben invertir en Serbia

Los ministros de Exteriores del Grupo G-8, con la excepción de Rusia y Japón, y la Comisión Europea acordaron ayer en Londres la prohibición total de las inversiones en Serbia y congelar todo el capital que los gobiernos de la Republica Federal Yugoslava y de Serbia mantienen en el extranjero. Rusia se distanció de las sanciones, mientras que Japón, según señala el comunicado del G8, «estudiará una acción posible».El G-8 -los países más industrializados del mundo más Rusia- pidió además a Belgrado que «acepte» la mediación de la comunidad internacional e inicie «con urgencia y sin precondiciones» el diálogo con los líderes albaneses de Kosovo. Al mismo tiempo, los ministros de Exteriores expresaron un apoyo «total» al papel de mediador del ex presidente del Gobierno español Felipe González como representante de la Organización para la Seguridad y Cooperación Europea (OSCE) y de la Unión Europea. «Hemos explicado al presidente Milosevic que la posición de González fue decidida conjuntamente», explicó el ministro de Exteriores británico, Robin Cook. Aún así, la retirada de González del nuevo conflicto de los Balcanes no fue objeto de discusión en el encuentro del G-8.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 10 de mayo de 1998