Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La "vieja guardia" del rock vasco

Parece que se han puesto de acuerdo. Bien entrado 1998, muchos grupos vascos surgidos en la explosión musical de la primera mitad de los años ochenta vuelven a estar de actualidad. La Polla, Parabellum, Akelarre, Doctor Deseo, MCD y Potato tienen nuevo disco en la calle; Zer Bizio y Eskorbuto lo tendrán en breve, y Los Santos han vuelto a reunirse. Todos ellos, que hace tres lustros ayudaron a colocar definitivamente a Euskadi en la primera división del rock, se encuadran hoy en una escena musical bien diferente a la que les alumbró. Pasados los días de vino y rosas, La Polla repasa 18 años de trayectoria en La Polla en turecto, disco en directo que recopila 30 canciones del conjunto de Salvatierra. En ésta su decimocuarta entrega, publicada por la discográfica pamplonesa Gor, el quinteto antes conocido como La Polla Records ofrece mucho rock, punk básico y acidez. Anticlerical, antiimperialista, irónico e implacable con la clase política y el circo del rock, así continúa este antiguo bastión del rock radikal vasco (RRV). También en directo, pero sin presencia de público, se ha grabado el quinto elepé de Parabellum, cuarteto surgido en Barakaldo en 1985, cuando el RRV empezaba a perder pujanza pese a la nueva remesa de formaciones a él entregada. Las 15 nuevas composiciones de Adelante sin cabeza, publicadas por el sello madrileño Zero Records, insisten en punk rock acelerado y rock and roll a la manera de MCD. Los grupos de verbena también vivieron su apogeo durante la pasada década. Uno de los más representativos, con más de 20 años sobre los escenarios de Euskal Herria (ámbito al que les limita un repertorio íntegramente en euskera), es Akelarre. El quinteto con sede en Hendaya también presenta estos días disco en directo: 13? Su decimotercer trabajo, aunque incluye temas inéditos, pretende ser una recopilación de sus recientes éxitos. Uno de los discos más esperados de la temporada es Dekadencia, de Eskorbuto. Diezmado por las drogas, del trío original únicamente vive su batería, lo que no es impedimento para que lleguen a las tiendas las nuevas composiciones del mítico y prototípico grupo punk de Santurtzi. También se espera que antes del verano aparezca el disco que certifique el regreso de Zer Bizio, conjunto surgido en 1986 que permaneció inactivo entre 1991 y 1995. La edición de Los unos, los otros y nosotros, su tercer trabajo, por Discos Suicidas, supondrá la materialización de un proyecto fraguado antes de su disolución. El capítulo de reapariciones, tan de moda en la escena española (Golpes Bajos, Mecano, Radio Futura,...), se completa con Los Santos. Rompiendo toda una década de silencio, el grupo bilbaíno regresó a los escenarios en 1996 y el mes pasado presentó un disco compacto con fines exclusivamente promocionales. Sus cuatro temas insisten en pop guitarrero, básico y rico en melodía, y textos entre ingenuos y ácidos. De su anterior encarnación queda un single (de 1982), un elepé (1985) y el recuerdo de sus actuaciones con Tina Turner o The Kinks. Los bilbaínos MCD (Inoxidable, Zero Records) y Doctor Deseo (Hay cuentos aún por inventar, Discos Suicidas) y el grupo vitoriano de reggae Potato (PKO original, Boa), son otros veteranos que han puesto recientemente en circulación material nuevo. Cuando se cuestiona a esos grupos si la ilusión permanece inalterable tras tantos años, la respuesta es unánime y afirmativa. Igual sucede cuando la pregunta se refiere a las metas, fijadas en aspectos tan básicos como la diversión. Las aspiraciones más altas apuntan a confeccionar buenas canciones y que éstas gusten a la audiencia. Así de simples son las miras de una serie de conjuntos que empiezan a parecer dinosaurios en una escena que ha cambiado radicalmente. "En aquellos tiempos, la escena vasca era un poquito más estrecha. Se meneaba en una onda de una frecuencia muy estrecha. En estos momentos la gente escucha cosas muy diferentes y las acepta sin ningún problema", afirma Francis, al frente de Doctor Deseo desde 1985. Añoranzas al margen, los músicos coinciden en señalar que el nivel musical ha mejorado, hay más calidad técnica, pero también menos espontaneidad. La pericia ha ganado terreno, pero se imita en exceso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de mayo de 1998

Más información

  • Varios grupos surgidos en los primeros ochenta sobreviven en una escena totalmente diferente