Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ODONTOLOGÍA

Una vacuna extraída del tabaco combate las caries

La planta del tabaco tiene propiedades hasta ahora insospechadas. A base de modificarla genéticamente, científicos del hospital londinense Guy han obtenido una vacuna líquida que protege contra las caries. En el futuro, las gotas aplicadas a la dentadura pueden dar paso a pastas dentífricas, pastillas y hasta enjuagues bucales.Las pruebas efectuadas con voluntarios sugieren que dos aplicaciones cada seis meses bastarán para evitar la intervención del dentista en el futuro. A los voluntarios se les pintó la dentadura con un líquido de color verdoso, similar a las pastas dentífricas habituales.

Con la manipulación genética de la planta solanácea, trabajo publicado la pasada semana en Nature Medicine, los investigadores han producido un anticuerpo. Éste puede adherirse a las bacterias causantes de las caries de tal modo que no alcanzan a tocar el diente. A largo plazo, otra flora bucal inocua recoloniza el espacio tratado sin dejar sitio a los microorganismos que infectan y estropean el esmalte.

La vacuna ha costado 25 años de trabajos, y los primeros ensayos clínicos, realizados con 15 personas, muestran ya que dos aplicaciones semestrales protegen durante cuatro meses. Tom Lehner, jefe del equipo del hospital Guy responsable del trabajo, supone que podrá comercializarse dentro de unos cuatro o cinco años. «Es el principio del fin, espero, en materia de dentaduras cariadas», ha dicho. Lehner avisa que será necesario enjuagar la boca con un antiséptico antes de usar la vacuna.

Flúor en el agua

Las infecciones de esta clase han decaído gracias a la fluorización del agua potable. La mejor higiene bucal y el uso de pastas ricas en flúor han contribuido asimismo a proteger los dientes. De todos modos, la mitad de los niños británicos tienen por lo menos una caries a los cinco años. A los 17 ya son el 75%.Julian Ma, otro miembro del grupo investigador, ha advertido que esto no es la panacea; que la vacuna no evita el deterioro de las encías. «Cepillarse bien y a menudo los dientes continúa siendo vital. Demasiados azúcares los estropean con o sin protección», ha señalado, como también ha recomendado el mantenimiento de las campañas para una alimentación infantil sana.

La vacuna será fabricada por la compañía californiana Planet Biotechnology, que ha firmado un acuerdo con los científicos. Según Tom Lehner, la técnica desarrollada para obtener los anticuerpos de las plantas genéticamente modificadas puede aplicarse a otras infecciones.

Vacunas contra bacterias alimentarias como la salmonella o la E coli, o bien enfermedades de transmisión sexual, aparecen entre las posibles candidatas a un futuro tratamiento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 4 de mayo de 1998