Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lorenzo Sanz dice que medió en Las Rozas en nombre de unos socios

El presidente del Real Madrid, Lorenzo Sanz, aclaró ayer a EL PAÍS que hizo gestiones con el concejal de Urbanismo de Las Rozas, Javier Espadas, para desbloquear la situación urbanística de una parcela recalificada para hacer pisos caros. Pero sólo lo hizo por su amistad con los propietarios de los terrenos, la promotora Puerta Cerrada, y no por sus intereses en la empresa. "Tengo negocios comunes con Puerta Cerrada en un suelo de Madrid, pero no en la parcela de Las Rozas. Si hablé con el concejal de Urbanismo fue porque me lo pidieron mis socios, pero no participo en ese proyecto", aclaró. Tanto el edil de Urbanismo como el alcalde de Las Rozas, Bonifacio de Santiago, ambos del PP, señalaron a Sanz como el principal negociador en el litigio que mantienen con Puerta Cerrada por una parcela cuya recalificación ha generado unas plusvalías de 400 millones.

El terreno había sido entregado por el anterior gobierno municipal de Las Rozas (PSOE) a una promotora, Cedoc, como pago por unas obras que había hecho esa empresa para el Ayuntamiento. Nunca se llegó a escriturar la operación porque Cedoc suspendió pagos. Los acreedores de esta sociedad vendieron la parcela a Puerta Cerrada después de que la Comunidad la recalificase (de uso terciario, a 30.000 pesetas el metro cuadrado, pasó a uso residencial, a 65.000 pesetas).

El nuevo gobierno local, del PP, no advirtió que la parcela era de Puerta Cerrada y, al darse cuenta, se negó a escriturar el terreno a favor de un privado. "Si el alcalde ignoraba que esa parcela no era suya y la ha recalificado, que se vaya", señaló ayer Lorenzo Sanz.

El "Guggenheim madrileño"

Por otra parte, el alcalde José María Álvarez del Manzano calificó ayer "de proyecto bonito pero nada firme" la idea de su edil de Urbanismo, Ignacio del Río de convertir el estadio Santiago Bernabéu en el Guggenheim madrileño, tal y como declaró al diario Abc. Tanto el alcalde como el presidente del Real Madrid desconocían estos planes. Del Río propone que el Real Madrid abandone el Bernabéu y edifique otro estadio cerca de la Ciudad Aeroportuaria, en Hortaleza. El municipio le regalaría los terrenos. A cambio, el Ayuntamiento recibiría el Bernabéu y, tras derribarlo, construiría un centro cultural o un museo "de la categoría del Guggenheim". Si el Madrid acepta el plan, podría vender la Ciudad Deportiva para hacer pisos, previa recalificación municipal, según Del Río. El edil socialista José María de la Riva replicó: "Madrid es algo demasiado serio para que esté en manos de un alcalde que no se entera de los proyectos de sus concejales, que improvisan constantemente. Carece de sentido que el Plan General ya esté cerrado y que el PP diga ahora que quiere hacer un museo que no responde a nada mientras que otros proyectos están paralizados".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 29 de abril de 1998