Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Consejo Social de la Hispalense estudiará el futuro de los estudiantes que ya se licenciaron

La encuesta intentará averiguar el nivel de colocación que consiguen los titulados

El Consejo Social de la Universidad de Sevilla celebró la semana pasada unas jornadas en la que los distintos ponentes han intentado ofrecer una visión sobre la relación que existe entre la universidad y el mundo laboral y si realmente la institución académica prepara a los futuros profesionales para las exigencias empresariales. La presidenta del Consejo Social, Ana María Ruiz Tagle, explicó que pretenden hacer un seguimiento de las últimas promociones salidas de la universidad para tener datos concretos sobre la colocación de los profesionales aunque no facilitó una fecha concreta para poner en marcha este estudio. "Queremos saber qué es de nuestros titulados, de nuestra gente, una vez que salen de la Universidad", explicó Ruiz Tagle. La profesora de Economía Aplicada de la Universidad Complutense de Madrid, Cecilia Castaño, que participó en las jornadas explicó que al año de finalizar los estudios universitarios, un 47% de los titulados permanece en paro, sin embargo, si el periodo de tiempo se alarga hasta 5 años, el porcentaje de parados disminuye hasta el 17%. Castillo subrayó que la tendencia actual de sustitución de trabajos manuales o de componente físico por trabajos en los que se exige una mayor preparación intelectual, convierten a la universidad en el marco ideal para preparar profesionales. Además, añadió Castillo, "el salario de un profesional con estudios universitarios es un 50% más elevado que el de aquellos que sólo tienen estudios secundarios. Los datos, extraídos de la encuesta de presupuestos familiares, revelan además que en el caso de las mujeres esta diferencia se incrementa. Las que tienen estudios universitarios tienen un salario 75% más alto que las que abandonaron sus estudios en la etapa media. Castillo, que abogó por una formación continua y por la vuelta a la universidad una vez finalizada la licenciatura para hacer cursos de reciclaje, consideró que no es que la institución académica viva de espaldas al mundo laboral sino que "a veces, a la universidad se le pide demasiado, salir y colocarse inmediatamente en un puesto maravilloso". "La universidad aporta una formación de base y la experiencia debe darla el puesto de trabajo o estudios en otros lugares que aporten algo nuevo al empleo", explicó. Sin embargo, Castillo, con datos de desempleo en la mano, reconoció que "la relación entre la universidad y el mundo empresarial debe reforzarse".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 29 de abril de 1998