Condenado a 10 meses de cárcel el alcalde islamista de Estambul

Agencias

En un nuevo episodio de acoso del régimen laico al rampante islamismo turco, el alcalde de Estambul, Recep Tayyip Erdogan, fue condenado ayer a 10 meses de cárcel por el Tribunal de Seguridad del Estado (jurisdicción especial en la que participan militares) de Diyarbakir (sureste de Turquía) como culpable de un delito de «incitación al odio» en un discurso que pronunció el pasado diciembre. Erdogan, a quien se considera el principal líder islamista turco tras la condena de inhabilitación dictada contra el ex primer ministro Necmettin Erbakan, comparó su partido con un ejército. «Las mezquitas son nuestros cuarteles, cuyas cúpulas nos sirven de casco y sus alminares de bayonetas: los creyentes son nuestros soldados», dijo entonces. Erdogan, que no asistió a la vista, restó ayer importancia al fallo, y anunció en Estambul que sus abogados van a recurrirlo. No es previsible que sea encarcelado durante la apelación, que puede tardar meses en resolverse. Sin embargo, puede ser destituido por el Ministerio del Interior, así como excluido de las próximas elecciones locales. Sus colaboradores en el Ayuntamiento de Estambul -con más de 12 millones de habitantes, el más importante de Turquía- no dudaron ayer en calificar el fallo de «veredicto político».

El primer ministro turco, el conservador Mesut Yilmaz, acusó ayer a los islamistas de estar contaminando la política con la religión. «Una nueva enfermedad se está extendiendo en nuestro sistema, provocada por aquellos que abusan de los sentimientos religiosos de la gente», afirmó. El Ejército ha exigido a Yilmaz que ponga freno al auge del integrismo con medidas como prohibir el uso de las vestimentas integristas en la universidad y la función pública, restringir la expansión de la enseñanza religiosa y controlar la financiación del islamismo político y sus medios de comunicación.

Empresarios detenidos

Una veintena de empresarios próximos al islamismo fueron detenidos la madrugada de ayer en varias ciudades turcas a raíz de una orden dictada por el Tribunal de Seguridad del Estado de Ankara, que les acusa de operaciones fraudulentas. Erdogan fue elegido alcalde de Estambul tras su victoria en los comicios locales de 1994, en las que el islamista Partido del Bienestar (Refah) conquistó varios de los principales ayuntamientos turcos, como el de la capital, Ankara. A finales de 1995 el Refah fue también el partido más votado en las elecciones generales, y su líder, Erbakan, llegó a ocupar la jefatura del Gobierno desde julio de 1996 hasta junio de 1997, cuando las presiones de la cúpula del Ejército forzaron su dimisión. El Refah quedó definitivamente ilegalizado hace dos meses por una sentencia del Tribunal Constitucional, pero sus militantes y dirigentes se han reagrupado en el nuevo Partido de la Virtud.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 21 de abril de 1998.

Lo más visto en...

Top 50