Herido de un tiro un escolta del ex ministro García Vargas al identificar a dos sospechosos

El policía nacional Enrique Rodríguez Jaén, de 40 años, resultó ayer herido grave de un tiro en una pierna cuando prestaba servicio de escolta en el domicilio del exministro socialista de Defensa Julián García Vargas, en la calle de La Masó, en la colonia Mirasierra de Madrid. El agresor fue uno de los dos ocupantes de un Citroën BX, estacionado frente al chalé del ex ministro, a los que el agente iba a identificar. El Ministerio del Interior señaló que las investigaciones no han podido determinar si los agresores son delincuentes comunes o relacionados con ETA.

Más información

El policía se encontraba a las 14.20 de ayer a las puertas del chalé de García Vargas cuando le infundieron sospechas los dos ocupantes de un Citroën. El agente se acercó al automóvil y, cuando les requirió la documentación, el conductor abrió fuego contra él desde el interior del coche, posiblemente con un revólver, según las primeras investigaciones. Rodríguez Jaén, que inmediatamente fue trasladado por una ambulancia del Samur al hospital de La Paz, explicó a varios compañeros que el agresor le apuntó al pecho, pero erró el tiro. El proyectil le alcanzó la rodilla izquierda. El agente fue intervenido quirúrgicamente durante más de una hora. La operación consistió en la extracción de la bala y en la limpieza de la fibra del tejido afectado.

Tras la agresión, los atacantes huyeron en el automóvil, que lleva matrícula de Madrid y cuyos dos primeros números, según testigos presenciales, son el 0 y el 1. Unos 15 minutos después del incidente llegó a su domicilio el ex ministro, quien cuenta con una fuerte protección y dispone de coche blindado. García Vargas, tras negarse a comentar los hechos, dijo: "Yo les pediría que no publicaran nada".

Un coche incendiado

Casi al mismo tiempo se incendió un vehículo Peugeot 405 estacionado a unos 200 metros del domicilio del ex ministro de Defensa, lo que aumentó la confusión en la zona. Sin embargo, los bomberos desplazados al lugar manifestaron que el fuego se produjo de forma fortuita y descartaron que hubiese sido ocasionado por un artefacto explosivo o incendiario. A última hora de la tarde de ayer, fuentes del Ministerio del Interior señalaron que las investigaciones no descartan ninguna hipótesis, incluida la de que los atacantes del escolta puedan ser individuos pertenecientes a ETA que pudieran estar planeando un atentado contra el ex ministro socialista.

El agente herido ha declarado que sus atacantes fueron dos hombres muy bien vestidos. Uno de ellos, el que ocupaba el asiento del acompañante, lucía barba de varios días. Ambos llevaban bastante rato en la zona, pero al agente no le extrañó en un principio porque pensó que estarían esperando a algún niño de un colegio cercano. Al prolongarse la espera, el policía se escamó y les pidió que se identificaran. Fue entonces cuando se produjo el disparo.

Fuentes policiales opinan que "es raro" que un comando de ETA pretendiera atentar con una simple arma de fuego contra el ex ministro, ya que los terroristas deberían haber visto durante la fase de información previa que García Vargas va en coche blindado y dispone de escolta, además de un servicio de contravigilancia que rastrea discretamente la zona.

Medios policiales barajan también la posibilidad de que los autores del disparo sean delincuentes comunes, pero no se atreven a afirmar que ésta sea la tesis más verosímil. Las mismas fuentes aceptan que es "una coincidencia sospechosa" que el incidente ante el domicilio del ex ministro socialista de Defensa se produjera el mismo día en que el actual titular de ese departamento, Eduardo Serra, comparecía en el Congreso para informar sobre las escuchas ilegales del Cesid en la sede de Herri Batasuna en Vitoria. La base operativa del Cesid desde la que se realizaron estas escuchas se montó en 1992, en la etapa de García Vargas.

El policía herido, destinado en la plantilla de Zaragoza, es uno más del contingente desplazado durante un mes y medio a Madrid formando parte de una operación de protección y escolta a magistrados y otras personalidades frente a posibles atentados de ETA. Rodríguez Jaén, que ingresó en el Cuerpo Nacional de Policía en 1978 y está afiliado a la Unión Federal de Policía (UFP), es padre de dos hijos.

El policía pertenece a la comisaría zaragozana del distrito de Centro y está procesado dentro del caso de la corrupción policial, informa Concha Monserrat. "La denuncia que hay contra este compañero, que es un buen profesional, se basa en el testimonio de personas de dudosa credibilidad y estoy convencido de que saldrá absuelto", declaró Alfredo Crespo, dirigente de la UFP.

Rodríguez Jaén fue también el protagonista de un curioso suceso el pasado 27 de febrero, informa Luis Fernando Durán. Un hombre de unos 50 años intentaba vender a su nieto de dos meses en plena calle, muy cerca de donde ayer ocurrieron los hechos, a cambio de 5.000 pesetas. Y precisamente eligió al hijo de García Vargas como uno de sus posibles clientes. El joven rechazó el trueque y avisó al escolta de su padre. El agente detuvo al hombre y avisó a los servicios municipales para que se hicieran cargo del bebé.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 21 de abril de 1998.

Lo más visto en...

Top 50