Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los restos de Velázquez serán exhumados para evitar que unas obras los destruyan

Los huesos de Diego de Silva y Velázquez, pintor de la corte de Felipe IV, volverán a ver la luz 338 años después de su muerte. La Dirección General de Patrimonio, organismo dependiente de la Consejería de Cultura, ha decidido desenterrar los restos del artista sevillano tras conocer que el Ayuntamiento de Madrid pretende remodelar la plaza de los Ramales, lugar donde reposa supuestamente el pintor desde 1660. La iglesia donde fue enterrado Velázquez, que ocupaba exactamente lo que ahora es el centro de la plaza de los Ramales, fue derribada en 1809. Los restos del artista quedaron bajo el pavimento. Desde entonces, nadie ha intentado desenterrarlos. El director general de Patrimonio, José Miguel Rueda, firmará en los próximos días una notificación donde informa al Ayuntamiento de que, en virtud de la Ley de Patrimonio, las obras municipales no podrán comenzar hasta que los arqueólogos de la Comunidad abran el subsuelo de la plaza.

"Es una oportunidad única para nosotros", relataron ayer fuentes de la Dirección General de Patrimonio. Y añadieron: "Según nuestra documentación, nunca se ha intentado recuperar los restos del pintor. Es algo incomprensible, pero no podemos desperdiciar la ocasión que se nos presenta. Si no lo hiciésemos así, es probable que las obras municipales dañasen los vestigios del pintor".

El Ayuntamiento de Madrid quiere invertir 260 millones de pesetas en remodelar la glorieta y las calles que desembocan en ella. Las obras de la plaza de los Ramales (60 millones de pesetas) serán financiadas íntegramente por Caja de Madrid, gracias a un convenio de cooperación firmado con el Consistorio. Los trabajos incluyen levantar el pavimento existente para sustituirlo por planchas de granito semejantes a las de la cercana plaza de Oriente, una fuente ornamental y la plantación de árboles en el entorno. También se arreglarán, por 200 millones de pesetas, todas las calles que desembocan en la Plaza. Se las dotará de una nueva pavimentación.

Velázquez fue enterrado en 1660 en la cripta de la iglesia de San Juan. Pero, en 1809, José Bonaparte encargó la creación de una plaza en el lugar. La iglesia fue derribada y desde entonces, hace 189 años, se desconoce el lugar exacto donde reposa el genial artista.

PASA A LA PÁGINA 3

Restos de otras culturas

Patrimonio confía en encontrar los restos de Velázquez en una cripta subterránea de la plaza

Los técnicos de la Consejería de Cultura creen que, además de los huesos del pintor, el subsuelo de la plaza de los Ramales oculta restos arqueológicos árabes y cristianos. "Esa zona se encontraba dentro del perímetro de las murallas árabes y cristianas, por lo que, como ocurrió en la plaza de Oriente, encontraremos posiblemente restos de estas culturas". En la plaza de Oriente los arqueólogos encontraron cientos de objetos de uso diario de las diferentes culturas que poblaron Madrid durante los últimos mil años: desde vasijas musulmanas hasta armamento de guerra de la Independencia. Patrimonio quiere comenzar las excavaciones en el menor tiempo posible para evitar molestias o retrasos en las obras del Ayuntamiento. No obstante, reconocen que los trabajos arqueológicos retrasarán "un tiempo" la remodelación de la plaza. Aún no se sabe cuánto costarán las prospecciones que, según la Ley de Patrimonio, deben correr a cargo de los responsables de las obras. En este caso, el Ayuntamiento.

En el caso de que se hallasen huesos humanos bajo el asfalto de la plaza, Patrimonio tiene previsto contactar con los más destacados paleopatólogos (forenses especializados en restos antiguos). Éstos se encargarían de confirmar que lo hallado son los restos del pintor.

El expediente para desenterrar a Velázquez es producto de una noticia aparecida en este periódico. Los técnicos de Patrimonio leyeron el pasado 7 de abril en EL PAÍS que el Ayuntamiento estaba dispuesto a invertir 930 millones de pesetas en remodelar diversos edificios y plazas del centro de la ciudad. No tenían notificación oficial de tales obras.

Patrimonio decidió en ese momento analizar cada uno de los trabajos municipales previstos. Además de la plaza de los Ramales, el Ayuntamiento quiere remodelar una de las entradas del Retiro, rehabilitar uno de sus parterres, la plaza del Alamillo y el fortín de la Alameda de Osuna. "Todas esas zonas son protegidas y cualquier modificación en ellas necesita el visto bueno de Patrimonio. Las obras no podrán comenzar hasta que hayamos comprobado que no se daña el patrimonio", indicó una fuente de la Consejería de Cultura.

En el verano de 1996, los arqueólogos municipales que excavaban la plaza de Oriente se toparon con la Casa del Tesoro, dependencias palaciegas donde trabajó Velázquez. Sus restos fueron destruidos en mitad de una enorme polémica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 17 de abril de 1998

Más información