Aznar acusa al PSOE de dilatar la renovación del Tribunal Constitucional

El presidente del Gobierno, José María Aznar, insinuó ayer abiertamente en el pleno del Congreso que el Grupo Socialista -al que no citó en ningún momento- no tiene interés en renovar los magistrados del Tribunal Constitucional que deben ser elegidos, formalmente, por el Senado y cuyo mandato concluyó el pasado 22 de febrero. Aseguró que el PP está dispuesto a abordar de inmediato el cambio, pero a "algún otro grupo no le interesa o no le conviene o está en otros asuntos que le parecen más importantes".

Más información

Pablo Castellano, en nombre de IU, preguntó al presidente cuáles eran los criterios que sostiene para cubrir las vacantes del Tribunal Constitucional. Aznar comenzó por atenerse a las generales de la ley en su respuesta y remitirse al diseño que la Constitución exige para ocupar este Tribunal. Pero Castellano le replicó de inmediato que los criterios constitucionales a los que se refería Aznar "se desdicen enormemente de la imagen que se está dando" porque, en su opinión, "la cobertura de estas vacantes en el Tribunal Constitucional no se hará recayendo en aquellos que reúnan esas condiciones por mérito y capacidad".Castellano introdujo entonces un reproche de fondo tanto para populares como para socialistas y le dijo al presidente, en tono muy moderado: "Se va a hacer un reparto amistoso y equitativo entre usted y su complementario-contrario, utilizando la expresión machadiana, señor Almunia".

El diputado de IU criticó entonces lo que llamó la "tendencia de la cuotificación", es decir, el reparto por cuotas entre los partidos de las plazas en las altas instituciones que son cubiertas mediante elección parlamentaria. Por supuesto Castellano no dejó de mencionar que se está dando, en su opinión, la imagen de que "aI servicio del bipartidismo los así nombrados se preocupan más de los intereses particulares que de los de toda la nación".

Aznar replicó acudiendo, como es costumbre en él a subrayar lo obvio: "No es el presidente del Gobierno el que elige los nuevos miembros del Tribunal Constitucional" y pidió que se deje trabajar con tranquilidad al Senado.

Inmediatamente introdujo una carga de profundidad al asegurar que su grupo está "en disposición de proceder a la renovación inmediatamente" pero como justificación aseguró que "si no se ha hecho ya, es probablemente porque algún otro grupo" -en alusión directa al PSOE- "ha entendido o que no le interesa o que no le conviene o simplemente está en este momento en otros asuntos que le parecen mas importantes o trascendentes que renovar el Constitucional". En medios parlamentarios del PP se mantiene la misma tesis desde hace algunas semanas.

Desde las filas socialistas se sostiene, sin embargo, que en la última entrevista entre el secretario general del PSOE, Joaquín Almunia y el presidente del Gobierno, éste abordó la renovación proponiendo, incluso, el nombre de un candidato para presidir el alto Tribunal a lo que, según la versión socialista, Almunia se negó tajantemente y recordó a Aznar que la elección del presidente del Constitucional es el proceso final tras su renovación y algo que compete a sus magistrados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 01 de abril de 1998.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50