Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chirac inicia con los partidos la "gran reflexión"

El presidente francés, Jaeques Chirac, inició ayer la "gran reflexión" sobre la "modernización de la vida política" del país con la apertura de una ronda de consultas en la que deben participar a lo largo de la semana los primeros representantes institucionales y los máximos dirigentes políticos. Chirac busca llegar a un diagnóstico y establecer un programa de reformas que permita a Francia salir de la crisis manifestada en los pactos regionales suscritos entre una parte de la derecha y el Frente Nacional (FN). Mientras tanto, la Unión para la Democracia (UDF), el segundo partido de la oposición conservadora, se reunía para "verificar si hay razones para dar por roto el pacto fúndador".A la salida de su entrevista con Chirac, el primer secretario del Partido Socialista (PS), François Hollande, se mostró convencido de la necesidad de abordar con urgencia la "modernización" de la vida política y recalcó qué ésa es una "carrera" que los socialistas han emprendido con anterioridad. Hollande recordó el programa de reformas expuesto por Lionel Jospin hace dos años y en una actitud condescendiente declaró: "Es deseable que el presidente aporte su contribución y pueda convencer a sus amigos políticos de la urgencia de estas reformas".

Recelosos ante la "gran reflexión" promovida por el presidente de la República, los socialistas quieren poner a prueba la voluntad real de Chirac de impulsar los cambios. Aunque estas son cosas que no se dicen abiertamente, a causa de las reservas que impone la cohabitación, los socialistas dudan del "repentino ardor reformador" de la Presidencia-, sospechan que el "súbito" interés por los cambios responde en buena medida al propósito de sobrevolar sobre la crisis en la que se encuentra inmersa la derecha republicana.

Las propuestas que el PS llevó ayer al Elíseo contemplan la modificación de las formas de escrutinio, no sólo de las elecciones regionales, que permiten al FN ejercer de árbitro, sino también del Senado, un terreno dominado tradicionalmente por la derecha. Incluyen la limitación de los mandatos de la propia Presidencia, así como medidas para avanzar en la igualdad entre hombres y mujeres.

Matignon, sede del primer ministro, está decidido a competir con el Elíseo en una carrera contra el reloj para evitar que, Chirac capitalice como propios los proyectos de ley en curso destinados a limitar el cúmulo de mandatos y a asegurar la independencia de los fiscales. Así, ambas iniciativas serán presentadas en el Consejo de Ministros en la primera quincena de abril.

Tal y como estaba previsto, Jospin remodeló ayer ligeramente su Gabinete suprimiendo el puesto de portavoz, papel que desempeñaba la ministra de Cultura, Catherine Trautman, y creando los cargos de ministro delegado de la Ciudad y de secretario de- Estado para la Formación, que serán desempeñados, respectivamente, por Claude Bartolomé, presidente de la Comisión de Asuntos Sociales de la Asamblea, y por Nicole Péry, diputada de los Pirineos Atlánticos.

Entretanto, la izquierda sumó ayer. una nueva presidencia de Consejo Regional con la elección en la Alta Normandía del socialista Alain Le Vern. Los 10 votos del FN habían aupado al candidato conservador, pero dimitió siguiendo instrucciones de su partido. Quienes no parecen dispuestos a dimitir, pese a las fortísimas presiones y a las dificultades que, encuentran a la hora de constituir su Gobierno, son los presidentes de Ron-Alpes, Charles Millon; de Picardia, Charles Baur; y de Languedoc Rosellón, Jacques Blanc.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 31 de marzo de 1998