Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La OCDE insiste a España en que aproveche el auge económico para flexibilizar el mercado laboral

La OCDE dibuja un panorama espléndido para la economía española en los años venideros, pero lo condiciona a la flexibilización del mercado de trabajo y el abaratamiento del despido. El informe anual de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico sostiene que España debe crecer el 3,6% de su producto interior bruto (PIB) a lo largo de este año y repetir ese mismo porcentaje al final de 1999. Según el informe, "el principal riesgo que acompaña estas previsiones es que las tensiones inflacionistas sean más fuertes de lo previsto". Tras una inflación del 2% en el pasado año, los precios aumentarán este año y el que viene el 2,4%. El desempleo registrará un retroceso mínimo.

El crecimiento del 3,6% del PIB estimado para 1998, como ya adelantó en enero la OCDE, también será en 1999. Ese aumento está por encima de las previsiones del Gobierno y uno de los más elevados de Europa, no permite, sin embargo, esperar una reducción significativa de la cifra de paro que en 1997 se mantuvo en el 21%, el más elevado de todos los países de la UE. Las previsiones de la OCDE para los próximos dos años sólo contemplan un retroceso moderado del desempleo, un punto por año, de forma que pese al crecimiento acumulado de 7,2% del PIB, el 19% de los españoles estará en paro al final de 1999.

Nada partidarios de medidas como la aplicación de la semana laboral de 35 horas que preparan los gobiernos de Francia e Italia, los expertos de la OCDE ponen todo el énfasis en la conveniencia de adoptar de manera "más audaz" reformas encaminadas a "atacar problemas estructurales que perviven desde hace tiempo, particularmente en el mercado de trabajo".

Así, proponen expresamente reducir sensiblemente las indemnizaciones por despido. "Una de las medidas más importantes a adoptar", indican, "sería reducir los elevados costes de los despidos" fijados para "los dos tercios de los trabajadores que antes de la reforma laboral firmaron contratos permanentes". Según se subraya en el estudio, España es uno de los países europeos con indemnizaciones por desempleo más elevadas.

De acuerdo con el informe, estos costes constituyen la razón principal del "porcentaje, excesivamente elevado", dicen, "de los contratos temporales" suscritos en durante el último decenio. Tras mostrar su total conformidad con la inclusión de España en el euro, la OCDE, sostiene que la reforma del mercado de trabajo "daría a la economía española todas las oportunidades de colocarse en buena posición en el seno de la Unión Económica y Monetaria".

Otra de las medidas que los expertos consideran necesarias para animar la creación de empleo en España es la lucha contra "el fraude en las pensiones de invalidez temporal, que, dicen, "parecen a menudo sustituir a las prestaciones de desempleo".

Abaratar el despido

''La contención de la demanda y el mantenimiento de la inflación en un nivel débil recaerá progresivamente en la política presupuestaria a medida que la política monetaria vaya perdiendo autonomía", explican los expertos.A su juicio., el Gobierno de Madrid debe hacerse con un márgen de maniobra presupuestario más amplio para respetar los compromisos del pacto de estabilidad y de crecimiento firmado por los quince socios europeos de cara a evitar todo desbocamiento de las finanzas públicas en la zona. euro.

"Ello es más necesario en el caso de España", afirman, "dado que debe hacer frente al envejecimiento de la población y en consecuencia a un aumento de la presión de las pensiones de jubilación y de los gastos de la seguridad social''.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 31 de marzo de 1998

Más información

  • El organismo prevé un crecimiento del 3,6% en 1998 y 1999 y una caída del paro al 19%