Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:POP

Suave terciopelo

La suavidad del terciopelo fue la tónica de la presentación en Madrid de esta pareja radicada en Gran Bretaña y formada por el teclista y compositor Paul Tucker y el cantante Tunde Baiyewu. Apoyados por una numerosa banda en la que es forzoso destacar el implacable bajo de Jack Daley, la elegante guitarra de Phil Hudson y el impagable trabajo a los coros de Priscilla Jones y Lawrence Johnson, el dúo ofreció a una audiencia no muy numerosa -aunque sí ampliamente conocedora de lo que escuchaba- una lección de ritmo y cadenciosas melodías preñadas defunk, en las que -el barniz sónico de la negritud contemporánea -en sus aspectos más integrados en el gusto blanco- dio al excelente puñado de canciones una entidad más que convincente.En el aire flotaron, más que sonar, las canciones que, sin convertirles aún en multivendedores, han dado a Lighthouse Family un prestigio y un stuff (o rollo, como se diría aquí) que retrotrae a las más brillantes páginas del pop británico de los años ochenta. Algunos opinaban que era excesiva la blandura, pero todos se dejaron ir en el ensoñador vaivén de Lifted, Raincloud u Ocean drive.

Lighthouse Family

Sala La Riviera. 2.800 pesetas. Madrid, viernes 27 de marzo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 29 de marzo de 1998