Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un experto dice que la independencia lusa fue apoyada sólo por las élites

El comisario general para las Conmemoraciones de los Descubrimientos Portugueses, Antonio Hespanha, afirmó el viernes en Lisboa que la revuelta de 1640 contra la Casa de los Austrias, que traería consigo la independencia de Portugal, no fue provocada por un sentimiento nacionalista popular, sino por los intereses de la Iglesia y de ciertos grupos de las élites lusas.Las ponencias de Hespanha y del historiador español Antonio Domínguez Ortiz clausuraron el viernes el congreso, organizado por el pabellón español para la Expo98, sobre Las sociedades ibéricas y el mar. Este encuentro reunió en Lisboa a cerca de 90 historiadores de ambos países.Antonio Hespanha atribuyó la citada revuelta de 1640 a los intereses de la Iglesia (que sufrió un duro aumento de impuestos), de la aristocracia (que temía perder títulos nobiliarios) y de los comerciantes (perjudicados por la creciente presión holandesa sobre el tráfico oceánico). El comisario para las Conmemoraciones de los Descubrimientos señaló que el propósito del conde-duque de Olivares para anular la especificidad jurídica de Portugal provocó la definitiva ruptura de las élites portuguesas contra el proyecto de la unión política ibérica ideada por la Casa de los Austrias.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 29 de marzo de 1998