Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
NECROLÓGICAS

Elena Martín Vivaldi,

poeta granadina

Elena Martín Vivaldi, de 91 años, la poeta que llevó consigo el eco de la Generación del 27 a la España de la primera posguerra y cuya obra ha influido en numerosos creadores posteriores, falleció a primera hora de la madrugada de ayer en un hospital de Granada. Llevaba hospitalizada varios meses a consecuencia de un cáncer. Una de sus últimas apariciones fue la primavera pasada, en la presentación de una antología editada por Hiperion con el título Las ventanas iluminadas y reunida por Rafael Juárez y Luis García Montero.Elena, como la conocían sus amigos, fue una de las primeras mujeres que estudió en la Universidad de Granada. Cursó Letras, pero no publicó su primer libro, Escalera de luna, hasta1944. Su obra -alimentada de melancolía- no coincidió con las modas. Esta circunstancia limitó el conocimiento de sus libros pero la dispensó de cualquier dependencia estética.

Martín Vivaldi no participó de la poesía social -aunque no le fue ajeno el sufrimiento ni la injusticia de los otros- ni se apuntó a alguno de los movimientos esteticistas de la época.Fue amiga personal de Jorge Guillén y su lectura de la poesía de Bécquer, Luis Cernuda y García Lorca la devolvió engrandecida en sus versos a las otras generaciones.

Su vida estuvo marcada por el coraje y la soledad. Tras conse guir el título de licenciada en Letras agotó varios destinos. Osuna y Huelva fueron dos de ellos hasta que ganó una plaza de bibliotecaria en Granada, donde permaneció hasta su jubilación.

Su tierna figura encorvada, caminando por Granada, examinando los árboles que inspiraron sus poemas, se convirtió en una imagen familiar hasta que el cansancio la fue venciendo ("Entre flores por la. plaza Bibarrambla / entre flores amarillas por el sol / iba Elena con la lluvia en la mirada", escribió Carlos Cano). En 1996 fue colocada en el Jardín Botánico de Granada una reproducción del poema que le dedicó a un gigantesco y raro árbol, el ginkgo biloba, que le prestó sombra y asombro: "De tantos siglos su anhelo / nos alcanza".-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 10 de marzo de 1998