Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una mujer, acusada de robar a un hombre con el 'beso del sueño'

Agustín tuvo el 19 de enero pasado un despertar amargo. El hombre, tras doce horas de dulce sueño, comprobó que le habían desvalijado medio millón de pesetas en su propio piso. Atribulado, Agustín buscó entre las ruinas de su memoria al culpable y lo encontró, con forma de mujer, sentado la tarde anterior en el sofá de su casa y con un whisky en la mano. Esta mujer, a la que él había invitado a su piso, le había robado el dinero y las joyas tras narcotizarle, concluyó Agustín, quien acto seguido presentó denuncia en la comisaría de Usera.En su relato ante la policía, Agustín, de 65 años, sostenía que la tarde del 18 de enero había invitado a su piso a María Isabel, de 36, a la que conocía de vista. Ambos se tomaron un whisky. El hombre, aunque advirtió un sabor extraño en la bebida, se la tomó tranquilo, incluso esperanzado. Fue lo último que hizo. Una vez acabada la copa, se quedó dormido como una roca. Pasadas doce horas, los vecinos, al ver la puerta abierta, entraron y a dura penas consiguieron despertarle.

La denunciada, localizada por la policía, negó haber narcotizado a Agustín; por el contrario, sostuvo que el hombre, "encaprichado de ella", le entregó voluntariamente un reloj de oro, un par de gafas y 10.000 pesetas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 5 de marzo de 1998