Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

28 años de cárcel para el hombre que mató a un guardia real en un atraco

La Audiencia Provincial de Madrid condenó ayer a un total de 28 años de cárcel a Alberto Acedo Tenet, el atracador que mató de dos disparos en el pecho al guardia real David Guerrero Rueda, de 23 años, en una hamburguesería en enero de 1996. La sentencia señala que "no hay ninguna duda" sobre lo que ocurrió aquella noche y considera probado que Acedo fue el culpable de la muerte del joven David Guerrero.

El tribunal apunta a Acedo como autor de tres delitos. Por un lado, impone 27 años de prisión por robo con homicidio. De acuerdo con el antiguo Código Penal, el tiempo real de prisión oscilará entre 13,5 años y los 22 años como máximo. Además, le condena a otro año de cárcel por tenencia ilícita de armas y a una multa de 500 pesetas diarias durante 12 meses por un último delito de daños. El acusado también deberá indemnizar a los padres de la víctima con 40 millones de pesetas.

La defensa no piensa recurrir el fallo ante el Supremo: "No tendríamos nada que hacer porque, después de cinco reconocimientos por parte de los testigos durante el juicio, no nos daría la razón y desestimaría el recurso", señaló Eduardo Alarcón, defensor de Acedo.

No estuvo allí

La defensa anunció que continuará investigando el caso porque su cliente asegura que no estuvo presente en la hamburguesería en que se cometió el homicidio. "Vamos a seguir indagando porque Alberto mantiene su inocencia. Podría ser que allí hubiera alguien muy parecido a él y que no estemos ante el verdadero culpable. Acatamos la sentencia, pero eso no quiere decir que estemos de acuerdo", explicó el letrado.Los hechos ocurrieron a las 2.45 horas del día 7 de enero de 1996, cuando el acusado, junto a un acompañante del que se desconoce su identidad, entró en la hamburguesería y, tras encañonar a la cajera, le pidió el dinero. Después, y ante la inminente llegada de un grupo de jóvenes, entre los que se incluía la víctima, el homicida cubrió el arma con el abrigo de una clienta. David Guerrero se dirigió hacia el mostrador cuando Acedo le dijo que no se moviera.

Al estar el arma oculta, Guerrero no se percató del atraco y ,avanzó unos pasos", momento en que Acedo le disparó dos veces en el pecho. La segunda bala acabó con la vida del joven. Después, los dos atracadores huyeron en un coche robado oras antes en Alcobendas y más tarde le prendieron fuego.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 5 de marzo de 1998

Más información

  • La defensa seguirá investigando para descubrir "al verdadero culpable"