Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alemania rebaja su desequlibrio presupuestario hasta el 2,7%

El ministro de Hacienda alemán, el social-cristiano Theo Waigel, se permitió ayer un golpe de efecto al anunciar que el déficit presupuestario en 1997 fue del 2,7% del producto interior bruto (PIB) -menos de lo esperado-, por lo cual Alemania se mantiene dentro del límite del 3% y cumple el principal requisito para incorporarse a la Unión Monetaria.La cifra oficial, divulgada ayer por Waigel y por la Oficina Federal de Estadística, está dos décimas por debajo del 2,9%, el porcentaje que habían adelantado los medios de comunicación alemanes, citando como fuentes círculos gubernamentales. El déficit alemán en 1996 fue del 3,4%.

La cifra del déficit contradice los pronósticos del Instituto Alemán de Berlín (DIW), que había vaticinado entre el 3,5% y el 3,3%, según empleara sus propios métodos de contabilidad o los métodos europeos, que dejan la sanidad fuera del sector público.

Waigel bromeó ayer con los pronósticos del citado instituto y aseguró que este organismo institución es el que asesora a Oskar Lafontaine, el presidente del Partido Social-Demócrata (SPD), en la oposición. El ministro consideró que se han puesto unos fundamentos seguros a un euro estable y que los escépticos y críticos han sido "rebatidos de manera contundente".

Deuda pública

En lo que se refiere a la deuda pública, Alemania, con un 61,3% del PIB, se mantiene algo por encima del 60% del criterio de Maastrich, pero ello no supondrá un impedimento para entrar en la Unión Monetaria, ya que se tienen en cuenta las cargas de la unidad alemana. El canciller Helmut Kohl se mostró satisfecho por las cifras económicas. "Estoy seguro de que el euro llegará puntualmente en la fecha prevista, el 1 de enero de 1999", declaró.El canciller ha encargado al Bundesbank un informe sobre el cumplimiento de los criterios de convergencia por parte de Alemania. Kohl ha pedido al presidente del Bundesbank, Hans Tietmeyer, que elabore, por escrito y para el 27 de marzo, su propio informe.

El 25 de marzo próximo serán dados a conocer los informes de convergencia que han sido redactados por la Comisión Europea y por el Instituto Monetario Europeo (el embrión del futuro Banco Central Europeo), así como las recomendaciones de la Comisión sobre los futuros participantes en la tercera fase de la Unión Monetaria. El Gobierno alemán enviará esos informes a las cámaras parlamentarias, conjuntamente con el del Bundesbank.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de febrero de 1998