Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los taxistas 'rebeldes' mantienen su protesta al no fiarse de las promesas municipales

El sector del taxi continúa en pie de guerra. La reunión que ayer mantuvieron las tres asociaciones del sector (Asociación Gremial, Federación Profesional del Taxi y UPT-UGT) con el concejal de Circulación, José Ignacio Echeverría, del PP, no resolvió nada. El municipio se mostró dispuesto a permitir la publicidad en los vehículos y aceptar una subida de tarifas en marzo (del 5,5%) y otra más, sin concretar, para finales de año. Eran algunas de las reivindicaciones añejas de los colectivos. Pero la Federación del Taxi no aceptó. Su presidente, Juan Sánchez, quería las cosas por escrito al no fiarse de la palabra del concejal. Así que esta organización, la segunda en número de afiliados y opuesta a las otras dos organizaciones con las que ha roto acuerdos previos, mantiene la lucha. Para mañana, la Federación ha convocado una nueva manifestación desde la plaza de José María Soler hasta la plaza de Castilla.

Sánchez lamentó la falta de acuerdos por escrito: "Hay una falta de propuestas concretas por parte de Echeverría. Todo son palabras y grandes declaraciones, pero no consta ningún documento con los acuerdos".

La batalla continúa y las discrepancias entre las propias asociaciones de taxistas no acaban de zanjarse. El de ayer fue un encuentro cargado de gritos y salidas de tono, además de insultos y descalificaciones personales. Sánchez exigió a Echeverría un documento en el que constara por escrito lo tratado en la reunión.

PASA A LA PÁGINA 4

Todo por escrito

El concejal deTráfico ofrece subir las tarifas de los taxis este año dos veces "si es necesario"

Echeverría, por su parte, prometió el levantamiento de actas por parte de los funcionarios municipales en cada encuentro con los taxistas. "A partir de ahora todo se pondrá por escrito para que las cosas se respeten", señaló. La próxima semana continuarán las reuniones, pero mañana habrá manifestación.Los taxistas son conscientes de que sólo 50 coches ocuparán las calles. El resto de participantes deberán manifestarse sin vehículos y recorrer el trayecto a pie, como dictaminó el Tribunal Superior de Justicia de Madrid.

Los incidentes en la manifestación del 9 de febrero, con ocho detenidos y disturbios en el aeropuerto, acabó con la paciencia de la Delegación del Gobierno, que presentó una resolución contra las manifestaciones masivas de taxis.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 24 de febrero de 1998

Más información