Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuarón acude a Dickens para filmar "la emoción de los sentimientos infantiles"

El realizador mexicano dirige a Ethan Hawke y Robert de Niro

Grandes esperanzas, la última película de Alfonso Cuarón, basada en la novela homónima de Charles Dickens, narra el tránsito de un joven desde la adolescencia a la madurez. El director mexicano dice haber "reelaborado" a Dickens al servirse del novelista del siglo pasado para filmar "la emoción de los sentimientos infantiles". En el filme, rodado en Hollywood, se subraya la influencia en la vida adulta de los primeros recuerdos en el momento de elegir. Ethan Hawke, Gwyneth Paltrow y Robert de Niro son algunos de los intérpretes.

Como en los cuentos de hadas los sueños de los personajes de Grandes esperanzas, la última película del director mexicano Alfonso Cuarón, se convierten en una realidad. Ambientada en la época actual y en una ciudad tan hostil como Nueva York, la película, que se estrena el 6 de marzo en España, está libremente inspirada de la novela de Charles Dickens. Cuarón ha pretendido "reinventar el material literario" incluyendo en la narración experiencias personales.A través de la historia de un joven de una familia humilde de pescadores en Florida, que llega a ser famoso gracias a su pintura y ello le permite conquistar el amor de su enigmática amiga de infancia, Cuarón evoca temas intemporales como las casualidades, el deseo de lo que uno no puede alcanzar y los intentos de ganarse el respeto de los demás. El director confiesa también su interés en el relato por "la proyección de la memoria en la vida adulta, una memoria selectiva, de la cual emanan las emociones y las percepciones físicas". "Cuando uno es niño", añade, "uno crea sus propios recuerdos, y éstos representan la verdad".

Memoria de la niñez

El joven Finn, interpretado por Ethan Hawke, realiza un viaje en el que va a alcanzar sus grandes esperanzas y al mismo tiempo alejarse de sus raíces, pero el destino le hace encontrarse con personajes que formaban parte de su niñez y no puede evitar los recuerdos. Para Cuarón, "la memoria permite que no nos alejemos de nuestra verdadera naturaleza".Con esta tercera película en su filmografía, Cuarón entra en el universo de las estrellas de Hollywood sin romper totalmente con el estilo de sus filmes pasados. El director afirma que Grandes esperanzas representa una continuidad en su trabajo ya que deseaba que tuviera "la magia de La Princesita y la vena cómica de Solo con tu paréja", sus dos anteriores obras. Pero el joven director comenta que con este largometraje está en "un proceso de aprendizaje" en el que "la experiencia brutal" de los actores famosos como Robert De Niro, Ethan Hawke y Gwyneth Paltrow, que encarnan papeles principales en la película, le ayuda a evolucionar.

"Me dejó sorprendido la forma como Gwyneth Paltrow logra que parezca que actuar es fácil. Es una gran actriz, ingeniosa, sofisticada y muy guapa", declara Cuarón. Le extrañó asimismo el comportamiento de De Niro, ya que antes de actuar prepara con esmero su vestuario y presta una gran atención a los detalles.

"De Niro es un actor que funciona con racionalidad y, a veces, se deja llevar por la intuición", afirma el realizador. Los personajes interpretados en la película por esos célebres actores representan "arquetipos de cualquier sociedad en una suerte de metáfora", según Cuarón.

Filmada en Florida y Nueva York, Cuarón eligió esta última localización para rodar porque le parece "el perfecto retrato del capitalismo, una ciudad que se empieza a deshumanizar". En su opinión, Nueva York es "la ciudad de las percepcione".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 24 de febrero de 1998