"El fusil o la caña de pescar"

Los tres grupos que salieron del Frente Nacional de Liberación Corso (FLNC) -A Cuncolta Naziunalista, la Accolta Naziunale Corsa (ANC) y el Movimiento para la Autoderminación (MPA)- crearon sus respectivos grupos armados: el FNLC-canal histórico, Resistenza y el FNLC-canal habitual. Del FLNC-canal histórico, surgió posteriormente el Fronte Ribellu, precedente, al parecer, de ese grupo enigmático autodenominado Sampieru, que, manejado o no por otros intereses, asesinó al prefecto Claude Erignac.Una escisión de ANC creó, a su vez, Corsica Viva y su correspondiente brazo armado con las siglas orignales: FNLC. Pero son las organizaciones terroristas las que dirigen a los partidos nacionalistas, con la excepción notable de la Unión del Pueblo Corso (UPC), que lidera el médico Edmond Simeoni.

Más información
La isla más explosiva

"Elige, o la caña de pescar o el fusil", le dijeron sus compañeros en agosto de 1975. Pueblo de pastores, organizados en clanes familiares que hoy detentan el poder local y aseguran a sus miembros trabajo, protección y trato de favor, los corsos no tienen tradición pesquera pero llevan en sus hábitos ancestrales el gusto por las armas. La escopeta duerme en las casas de los habitantes de las islas. Y el porcentaje de gentes que saben manejar la dinamita o el explosivo plástico no tiene parangón en Europa. Su vocación guerrera y la tradicional pobreza de la isla han llevado a los corsos a participar resueltamente en todas las grandes carnicerías bélicas del siglo.

Según se da por seguro en los medios nacionalistas corsos, ETA mantiene con el FNLC una relación bastante estrecha que le permite beneficiarse del tráfico de armas en el que participan los grupos "clandestinos". En Urribombu (El Eco), la revista de A Cuncolta, es frecuente encontrar declaraciones de antiguos activistas de ETA que se erigen en representantes del pueblo vasco y describen a una Euskadi sometida a la represión salvaje del Estado español.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS