CRISIS ENTRE MADRID Y VITORIA

Ardanza acusa a Mayor de "deslealtad"

El lehendakari José Antonio Ardanza no se anduvo ayer por las ramas y acusó al ministro del Interior, Jaime Mayor Oreja, de incumplir la ley al extralimitarse en sus atribuciones con los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado en el País Vasco. La polémica sobre la presencia no comunicada de la Consejería de Interior de miembros del Cuerpo Nacional de Policía en labores de contravigilancia subió de tono. Ardanza se preguntó si el ministro no será un tramposo que quiere imponer más presencia policial con la excusa de la seguridad: "Si lo que quiere es, utilizando la excusa de la suma garantía, actuar deslealmente por la vía del hecho, pues están haciendo trampa, porque eso no se puede ofrecer ni aquí ni en Sevilla".

Más información

Tras una tensa jornada, el máxirno responsable de la Ertzaintza, Juan María Atutxa, ponía anoche un poco de bálsamo en el enfrentamiento entre los Ejecutivos central y vasco y retiraba su ultimátum al ministro Jaime Mayor. Un ultimátum que, según Atutxa, en realidad nunca existió. El consejero, en una entrevista emitida anoche en Canal Gasteiz, se mostró "abierto al diálogo", y se mostró "convencido" de que Interior rectificará y ordenará al Cuerpo Nacional de Policía "replegarse a otras actividades propias de su competencia".Según el lehendakari, con la ley en la mano, Atutxa tiene toda la razón. "La policía vasca es la policía de Euskadi, y tiene plenas competencias en seguridad. Por tanto, las coordinaciones se le deben a la Ertzaintza por parte del resto de los cuerpos de seguridad", aseguró Ardanza en los pasillos del Parlamento vasco.

El día anterior, Atutxa había emplazado al ministro del Interior a retirar antes de este fin de semana la Operación Filtro, por la que un número indeterminado de agentes del Cuerpo Nacional de Policía prestan, sin previo aviso a la Ertzaintza, servicios de contravigilancia las 24 horas del día para mejorar la seguridad de los cargos electos del PP en Euskadi. Una demanda que fue inmediatamente respondida por el propio ministro en un programa de televisión, la noche del jueves, al asegurar que no aceptaba este ultimátum.

Atutxa confía en Mayor

Tras el categórico respaldo del Consejo de Ministros a Mayor, Atutxa trataba anoche de rebajar el nivel de enfrentamiento al señalar que, en realidad, nadie había dado un ultimátum. El consejero se mostró abierto a buscar soluciones a través del diálogo y pidió una "reconducción" de la situación, "sin que eso suponga agachar la cabeza". "No tengo la más mínima duda, y ojalá no me equivoque, que de quienes depende la reconducción de la situación, de replegarse [la policía nacional] a otras actividades propias de su competencia, darán las instrucciones para que no tenga que producirse acuerdo alguno en el Consejo de Gobierno. Confío en la coherencia y en la capacidad de reacción de los más altos responsables del Ministerio del Interior".Horas antes, el presidente del PP en el País Vasco, Carlos Iturgaiz, apostillaba que "en este país los únicos que dan ultimatos son los terroristas", y lamentaba que Atutxa "haya perdido el sentido de la diplomacia". Un tono similar al empleado por el lehendakari, que a medida que hilvanaba frases y argumentos se iba enfadando más. "Lo digo con dolor, pero que no se nos impute a nosotros responsabilidades o provocaciones del conflicto, cuando lo único que hacemos es estar callados, y sólo después de mucho tiempo decimos ¡basta ya!... ".

El martes el Ejecutivo vasco estudiará presentar formalmente una queja ante el Ministerio del Interior por lo que considera una intromisión en las competencias de la Ertzaintza. "Creo", dijo Ardanza, "que no me equivoco si digo que a nadie le gustaría que la Ertzaintza mandara 100 agentes a hacer contravigilancia a Sevilla o a Córdoba".

Para el lehendakari, Mayor está siendo "desleal" con el Gobierno vasco al extralimitarse con las competencias policiales, y también en las formas, al no comunicar la presencia de otros policías en labores de seguridad personal. Una deslealtad que además puede provocar daños personales en posibles enfrentamientos entre cuerpos policiales descoordinados, como ya ocurrió en el barrio bilbaíno de Deusto el pasado año.

"La Ertzaintza es tan eficaz como cualquier otra policía europea. Es tan capaz y tan competente como cualquiera, y no es posible ofrecer lo que se llama seguridad al 100% porque se cometen delitos en todos los sitios, como desgraciadamente ha ocurrido en Sevilla", replicó el lehendakari, que apeló a la seriedad y a la lealtad del ministerio para recomponer la situación "volviendo a cumplir la legalidad".

Todos los portavoces de los partidos, a excepción del PP, se solidarizaron con Atutxa. Para el secretario de política autonómica en la ejecutiva federal del PSOE, Ramón Jáuregui, la Consejería de Interior "tiene razones para plantear una queja al ministerio". "Es impresentable", añadió, "que no se haya comunicado a Interior la presencia policial". Jáuregui negó además que el PSOE vaya a apoyar al PP para limitar los intentos del lehendakari por reactivar la segunda fase del Pacto de Ajuria Enea. En el mismo sentido se pronunció la consejera de Turismo, Rosa Díez, también socialista, quien consideró lamentable que Interior "haya traído a Euskadi de forma clandestina a la policía nacional".

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 06 de febrero de 1998.

Archivado En:

Te puede interesar

iAhorro

Lo más visto en...

Top 50