Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El marqués de Villaverde, yerno, de Franco, muere de una hemorragia cerebral

Cristóbal Martínez-Bordiú, marqués de Villaverde, murió anoche en Madrid en la clínica Ruber Internacional, donde ingresó el pasado viernes por una hemorragia cerebral. El marido de la única hija de Francisco Franco, con la que tuvo siete hijos, tenía problemas de salud desde que sufrió un derrame cerebral anterior hace unos años. Médico de profesión, fue el máximo responsable del equipo de facultativos que atendió al dictador durante su agonía y cabeza de familia del clan Franco tras la desaparición de aquél.

MÁS INFORMACIÓN

Carmen Franco Polo anunció que los restos de su esposo serán incinerados hoy en el tanatorio de Tres Cantos (Madrid) y luego trasladados a un nicho propiedad de la familia en la catedral de la Almudena. En el momento del fallecimiento estaban en el hospital sus hijos Carmen, Mariola, Francisco y Jaime; su nieto Luis Alfonso de Borbón, hijo del duque de Cádiz; su hermano José María, barón de Gotor, y otros sobrinos y parientes. El Rey y el Príncipe de Asturias hicieron llegar sus condolencias a la familia.Cristóbal Martínez-Bordiú nació el 26 de julio de 1922 en Mancha Real (Jaén) en el seno de una familia aristocrática. Se licenció en medicina en 1944 y, a partir de 1971 ejerció, entre otros cargos, el de jefe de Cirugía Torácica de la Clínica de La Concepción y el de jefe de Cirugía Torácico Vascular del hospital Ramón y Cajal. El 18 de septiembre de 1968, su equipo realizó el primer trasplante de corazón en España. El paciente falleció 26 horas después de la operación.

El 10 de abril de 1950 se convirtió en yerno del dictador al contraer matrimonio con su hija, Carmen Franco Polo. Cuando encabezó el equipo médico que atendió a Franco durante su enfermedad terminal, en 1975, sus decisiones fueron muy discutidas. Se le relacionó, asimismo, con la realización de las fotografías que, años después, mostraron la patética imagen del dictador agonizante.

En 1984, con motivo del expediente incoado por la muerte de un enfermo en el hospital Ramón y Cajal, Martínez-Bordiú fue suspendido de empleo y sueldo durante cinco años por "bajo rendimiento y deficiencias en el servicio a su cargo". En 1986, la Comunidad de Madrid le destituyó como director médico de la Escuela de Enfermedades del Tórax, decisión contra la que éste recurrió a los tribunales, que fallaron en su contra en 1989.

En 1987, la Magistratura de Trabajo, en una sentencia igualmente adversa, desestimó una demanda del marqués, que pretendía compatibilizar la percepción de dos pensiones de la Seguridad Social con un trabajo activo. En 1992, un antiguo paciente denunció a Martínez-Bordiú por negligencia, acusándole de haber olvidado unas gasas en su tórax durante una operación.

En los primeros años de la transición, el marqués de Villaverde apareció frecuentemente asociado a escándalos económicos y tramas ultraderechistas y, junto a su esposa, se convirtió en un símbolo para los nostálgicos del régimen.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 5 de febrero de 1998

Más información

  • Cristóbal Martínez-Bordiú tenía 75 años