Crítica:ROCK
Crítica
Género de opinión que describe, elogia o censura, en todo o en parte, una obra cultural o de entretenimiento. Siempre debe escribirla un experto en la materia

"Punk" y Hare Krishna

Venían precedidos de una fama de adeptos al Hare Krishna, que, no tendría mayor interés si no fuera porque la música que tocan es pura dinamita. No obstante, en vez de vociferar rabiosas consignas, lamentos por el apocalipsis de cada día o llamadas a la insurrección, a Shelter le ha dado por la búsqueda de la armonía, la filosofía, la mística y una actitud que le pega más a una tribu de hippies de San Francisco que a cuatro espasmódicos supervivientes de la Gran Manzana.Sea como fuere, el grupo liderado por el energético cantante Ray Cappo ofreció en su presentación en España una vibrante demostración de que, si uno se empeña, le puede sacar un lado positivo a los mismísimos exabruptos sonoros que parieran hace más de dos décadas Johnny Rotten, Sham 69, Dead Boys y demás fieras de la época. Porque, pese a ser presentados como una banda hardcore, las canciones del grupo tenían que ver mucho más con el rock de hace 20 años que con Green Day, por poner una comparación asequible. Los temas del segundo elepé del grupo, Beyond planet earth, poseen melodías de una calidad increíble, coros armonizados como si de un grupo de power pop al uso se tratase, y unos arreglos instrumentales que, si bien no rehúyen la crudeza de las guitarras y lo implacable de una base rítmica de punk-rock, sí permiten a la oreja común el disfrute sin tener que pelearse con muros de ruido.

Shelter

Sala Ktdral. 2.000 pesetas. Madrid, lunes 2 de febrero.

Discurso místico

Nada más comenzar, Cappo quiso dejar claro que ellos no eran un grupo como los demás, así que, entre tema y tema, fue lanzando hebras de un discurso mitad místico mitad alucinado, y del que el público, todo hay que decirlo, pasaba bastante. Lo que importaba eran las canciones: contundentes y tremendas piezas, como Revealed in reflection, Man or beast o la muy juvenil Whole wide world. La verdad es que, con canciones así, lo mismo da que los Shelter vayan o no a misa. De lo que se desprende que quien descubra un híbrido musical de Elvis y Jesucristo decididamente se va a forrar.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS