Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PLAZA SANTAMARÍA DE BOGOTÁ

Un duende se llevó el peligro y la casta

Un maestro maligno parece haber entrado en los corrales de esta plaza. Los toros de Achury Viejo eran bien presentados, fuertes y con un par de agujas en la cabeza. Pero resultaron apagados y, cosa singular en nuestro medio, no solamente se caían sino que flaqueaban hasta reptar.

La mayoría salieron doliéndose de los cuartos traseros, llegaron al caballo y arrugaron el cuello y aflojaron los ijares. El tercero rodó un par de veces y se quedó tendido durante algunos segundos. Ordenaron cambiarlo y cuando un peón lo citó para dirigirlo hacia los chiqueros, se acostó y el puntillero pudo llegar a él sin peligro: el toro parecía sepultado en sueño. ¿Será que aquí también ronda un duende enemigo de las corridas con poder?

Achury / Caballero, Manrique, Tomás

Siete toros de Achury Viejo bien presentados, flojos, deslucidos.Manuel Caballero: estocada (vuelta); estocada (silencio). Pepe Manrique: pinchazo, estocada y descabello (silencio); pinchazo y estocada (silencio). José Tomás: estocada y descabello (vuelta),- pinchazo, estocada y descabello (vuelta). Plaza Santamaría, 1 de febrero. Tres cuartos de entrada.

El resultado fue una corrida lánguida, en la cual los espadas, más que toreros, parecían nanas de hospital cuyo trabajo consiste en que el enfermo se mantenga en pie.

Manuel Caballero escuchó palmas por su buena voluntad; Pepe Manrique, con lo peor, estuvo valiente, y José Tomás, nuevamente gustó, pero...

El duende se llevó la sensación de peligro, la casta, la emoción. La tarde.

Triunfa Campuzano

Tomás Campuzano triunfó el domingo en Maracay (Venezuela), informa Efe. Toros de Juan Campo Largo. Morenito de Maracay, ovación y dos orejas. Campuzano, cuatro orejas. Oscar Higares, tres orejas.Valencia (Venezuela). Toros de El Capiro de Sonsón. Valencia, silencio y vuelta. Joselito, ovación y oreja. José Luis Moreno, dos orejas y ovación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 3 de febrero de 1998