Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
NUEVA CUENTA ATRÁS EN IRAK

Primakov intentará hoy en Madrid frenar los planes de Estados Unidos de atacar a Irak

Rusia desea una solución negociada en la crisis de Irak porque un ataque militar norteamericano contra los arsenales de armas químicas y bacteriológicas iraquíes tendría consecuencias "muy serias y muy negativas". El ministro ruso de Asuntos Exteriores, Yevgueni Primakov, concedió ayer una especial importancia a la reunión que hoy mantendrá en Madrid con la secretaria de Estado norteamericana, Madeleine Albright, en la que contará con informes de primera mano de su enviado especial en Bagdad, que llegó anoche a Madrid. El jefe de la diplomacia rusa rehusó pronunciarse sobre un eventual ataque norteamericano, ya que cualquier declaración suya sería "perjudicial" antes de su entrevista con Albright.

Lacónico y a la defensiva, el ministro ruso de Asuntos Exteriores se mostró ayer extremadamente prudente, e irónico, en sus comentarios sobre la crisis de Irak. Su homólogo español, Abel Matutes, con el que mantuvo ayer una larga reunión de trabajo en el marco de la visita oficial que está realizando a España, reiteró su posición de agotar la vía diplomática antes de recurrir al uso de la fuerza. Matutes desmintió que su Gobierno haya tomado posición alguna sobre el eventual uso por las fuerzas aéreas norteamericanas de la base de Morón (Sevilla), y señaló que en caso de que EE UU lo solicitara se estudíaría con la atención que merece un "fiel amigo y aliado".Matutes enmarcó en la legalidad" un eventual apoyo español a una intervención. "En estos momentos quien está rompiendo esa legalidad es quien entorpece la acción de los inspectores de las Naciones Unidas, y por tanto hay que restaurar esa legalidad" dijo en perfecta sintonía con la posición de EE UU.

Fuentes diplomáticas españolas agregaron que no sólo no se ha solicitado autorización de uso sino que en caso de que se produzca se analizaría de diferente forma si se tratara de aviones cisterna o de apoyo logístico, o de aviones de combate. Hace dos meses, cuando una primera crisis con los inspectores de la ONU estuvo a punto de desencadenar un ataque norteamericano, Washington solicitó autorización para el paso de aviones cisterna por la base de Morón, lo que fue concedido inmediatamente.

El PSOE presentó ayer en el Congreso una petición de comparecencia urgente del Gobierno en la comisión de Asuntos Exteriores, al que pedirá que prohíba a Washington el uso de las bases españolas para operaciones unilaterales contra Irak. Primakov negó haber declarado en Madrid que posiblemente no podría evitar un ataque norteamericano contra Irak. "Eso no se lo he dicho a nadie, ni siquiera a mi amigo Abel" señaló sonriente.

El enviado ruso a Bagdad, Víktor Posuvaliuk, llegó anoche a Madrid para informar de sus gestiones a Primakov. Washington y Moscú valoraron de diferente forma el éxito de su misión, cuyo resultado puede ser decisivo. Un portavoz de la Casa Blanca indicó que el viaje del emisario ruso no había logrado "ningún adelanto significativo", mientras que un portavoz del Ministerio ruso de Asuntos Exteriores declaró a la agencia Reuters: "Si no hubiera habido progresos no tendría sentido que viaje a Madrid".

El portavoz ruso criticó, por otra parte, las declaraciones del inspector jefe de la misión de la ONU en Irak, Richard Butler, quién afirmó que el régimen de Bagdad tiene suficientes armas biológicas para "volar Tel Aviv". "La llamada diplomacia pública de Richard Butler y su criterio de que el Consejo de Seguridad puede adoptar nuevas medidas van más allá del mandato que le dio Naciones Unidas" añadió el portavoz ruso.

[A este respecto, el secretario general de la ONU, Kofi Annan, expresó ayer en Davos su deseo de que primen los medios diplomáticos y anunció que va a pedir al Consejo de Seguridad que mejore el acuerdo de petróleo por alimentos, informa Reuters.]

Primakov, que ayer por la tarde fue recibido en el Palacio de La Moncloa por el presidente José María Aznar, destacó el creciente papel internacional de España, y se interesó por intercambiar puntos de vista con el Gobierno sobre Latinoamérica y la cuenca del Mediterráneo, dos zonas donde, España, dijo, mantiene posiciones de influencia. La visita de Primakov tiene también como fin preparar el viaje del primer ministro ruso, Víktor Chernomirdin, a Madrid, prevista en principio para abril.

Abel Matutes, que hoy asistirá en Toulouse (Francia) a una reunión con su homólogo francés, Hubert Védrine, no podrá entrevistarse con Albright, que permanecerá en Madrid menos de cuatro horas. Ésta será recibida por Aznar. Por otra parte, y dentro de los esfuerzos diplomáticos en Oriente Próximo, el líder palestino Yasir Arafat viajará la próxima semana a Madrid para tratar la delicada situación del estancado proceso de paz.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de enero de 1998

Más información

  • El ministro ruso advertirá a Albright de las "muy serias" consecuencias de un ataque