Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bienvenido al planeta Stade de France

El envoltorio es tan seductor que la realidad difícilmente podrá superar la ficción. Francia levita montada sobre su estadio, un museo forjado con sueños constantemente revonados -como augura ya France Football- y que merece un brindis con champán -título que utilizó ayer el diario L'Equipe para su portada- Hay como una impaciencia nacional por descubrir el llamado planeta del deporte francés a partir de esta misma noche: el Stade de France.Ubicado a un kilómetro y medio de Notre Dame, en la zona de Saint-Denis, al norte de París, el estadio emerge como un recinto vanguardista, con 17 hectáreas de suelo, y un techo volante, con forma de anillo de Saturno, de elipse, cuyo peso supera el de la Torre Eifeel, suspendido de 18 mástiles, situados a una altura de 42 metros del césped. De estructura geométricamente variable, con tribunas-gradas móviles, la obra parece incluso un desafío a la gravedad. La visibilidad está garantizada desde todos los puntos, ya sea desde los 148 palcos privados de alquiler. El estadio se adapta además a otros espectáculos.

El coste total de la obra, unos 67.500 millones de pesetas, financiados al 53% por el Consorcio del Stade de France y al 47% por el Estado; su laboriosidad -35 meses de trabajo-; y su diseño -los arquitectos son Michael Macaray, Aymerich Zublema, Michel Regembal y Claude Costantini garantizan para el partido de hoy una buena puesta en escena. No hay dudas serias sobre un tejado que puede acoger hasta 80.000 espectadores. La incógnita está en los cimientos. Existe cierto temor sobre el estado del césped que se reparte entre 270 metros de largo por 230 de ancho.

Los presidentes francés y español, Jacques Chirac y José María Aznar -previamente visitará a la selección-; el primer ministro francés, Lionel Jospin; los máximos mandatarios del COI, Juan Antonio Samaranch, de la FIFA, Joáo Havelange, y de la UEFA, Lennart Johansson, han anunciado su presencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de enero de 1998