Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gobierno y mineros cierran un preacuerdo que recoge sólo en parte las sugerencias de Bruselas

La Administración y los sindicatos mineros cerraron ayer un preacuerdo para las empresas públicas Hunosa y Minas de Figaredo que recoge sólo parcialmente las sugerencías de Bruselas y respeta los puntos sustanciales de los pactos firmados por ambos en mayo pasado. La plantilla final para el año 2001 se va a reducir desde los 9.800 trabajadores actuales hasta los 6.500, frente a los 6.000 que pedía la Comisión Europea. La producción será también superior a los 1,5 millones de toneladas propuestos. Las prejubilaciones seguirán contando con una prestación económica igual al 100% del salario neto, aunque se introduce un tope máximo, que ayer se subió de 392.000 pesetas mensuales a 400.000.

La carta que hace un mes envió al Ministerio de Industria Pablo Benavides, responsable de la Dirección. General XVII de la Comisión Europea, pidiéndole un recorte del plan de la minería se ha convertido en una mera referencia. El contenido de esa misiva, esgrimido por el Gobierno, ha sido el detonante de un conflicto en las cuencas mineras de Asturias que se prolonga desde la Nochebuena y de una huelga de 19 jornadas laborales.Ese informe, no vinculante para el Gobierno español y sin carácter oficial de la Comisión Europea, al final ha servido para que Industria y los sindicatos de la minería revisen a la baja algunos aspectos del plan que firmaron en mayo pasado.

Este plan preveía una plantilla final para el año 2001 de 7.000 trabajadores y Bruselas proponía 6.000. Ahora se ha acordado que la cifra sea 6.500 porque habrá bajas incentivadas para el personal no ligado a producción, el del pozo moqueta. De las 1.061 recolocaciones, 335 se desvían a proyectos de diversificación.

Más producción

Con esa plantilla se superará considerablemente la producción de 1,5 millones de toneladas pedida en la carta de Benavides, aunque rebaja algo las previsiones de lo acordado en mayo -2,1 millones de toneladas-. La planificación y la producción final se va a remitir a un análisis pormenorizado de las plantillas de cada explotación, que previsiblemente requiera una o dos semanas de estudio.Las prejubilaciones, tal como estaba previsto, serán 4.000, para los trabajadores que cumplan 52 años, y contarán con una prestación económica del 100% del salario neto que perciben. Eso supone que Industria ha renunciado a aplicarles el 70% del salario y a igualarles a los trabajadores de la minería privada. Sí ha logrado recortar el coste total al haber aceptado los sindicatos una prestación máxima para los prejubilados de 400.000 pesetas al mes netas.

La redacción de esos acuerdos se perfiló durante toda la jornada de ayer en una reunión en Los Peñascales (Madrid) entre el vicepresidente de la Sociedad Estatal para las Participaciones Industriales (SEPI), Francisco Prada, el presidente de Hunosa, Luis Tejuca, y las delegaciones de los sindicatos Comisiones, UGT y la asociación de técnicos y cuadros, encabezadas por Ignacio Fernández Toxo (CC 00) y Jesús Urrutia (UGT).

La reunión concluyó poco después de la una de la madrugada de hoy, con la firma de un compromiso para poner en marcha el plan de futuro del sector para los próximos cuatro años. Éste deberá ser, posteriormente, ratificado por los delegados y las asambleas de trabajadores de las empresas afectadas.

También se ultimaron los detalles del convenio colectivo para el periodo 1998-2001. En ese cuatrienio se aplicará un incremento salarial del, 70%, 80%, 90% y 100% del IPC, respectivamente. Para compensar la pérdida de poder adquisitivo que tendrán los trabajadores en los tres primeros ejercicios se han establecido subidas en algunos conceptos salariales, ,como el cobro de los sábados festivos y una mejora en las pagas extraordinarias.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 25 de enero de 1998

Más información

  • Los prejubilados mantienen el 100% del salario neto, con un tope de 400.000 pesetas