Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CERCO A LA CASA BLANCA

El laberinto legal de los escándalos

Las acusaciones que pesan sobre Bill Clinton son graves delitos federales en EE UU y podrían conducir al Congreso a comenzar un procedimiento de impeachment o destitución, según los juristas norteamericanos. "Si son verdad, suponen el final potencial de la presidencia de Clinton", dice Stephen Saltzburg, profesor de Derecho en la Universidad George Washington.El nuevo escándalo encadena dos casos ya en marcha: el oscuro asunto inmobiliario Whitewater que investiga el fiscal independiente Kenneth Starr y la demanda civil de acoso sexual contra Clinton presentada por Paula Jones. Y genera un tercero: los delitos de falso testimonio, incitación al perjurio y obstrucción a la justicia presuntamente cometidos por Clinton.

El primer delito -penado con un máximo de cinco años en prisión- sería porque Clinton negó bajo juramento el sábado ante los abogados de Jones haber sostenido una relación sexual con Monica Lewinsky, aunque reconoció que le había hecho regalos. Los otros dos -que acarrean una condena de hasta 10 años de cárcel-, por presionar a la ex empleada de la Casa Blanca para que negara la relación en la declaración jurada que escribió el 7 de enero, para los abogados de Jones.

Nuevos interrogantes

El escándalo planteaba ayer más interrogantes que respuestas. ¿Por qué el Departamento de Justicia autorizó al fiscal Starr a ampliar su investigación sobre Whitewater al asunto Lewinsky? Janet Reno y Starr no respondieron ayer a esa pregunta, pero los juristas de Washington creen que Starr arguyó que el asunto Lewinsky puede reforzar su línea de investigación sobre la credibilidad del presidente.¿Tienen valor jurídico las confidencias de Lewinsky grabadas por Linda Tripp? Las primeras, probablemente, no, porque no estaban autorizadas por la justicia; pero sí las segundas, las que impulsó oficialmente Starr.

¿Qué ocurre si, como se prevé, Lewinsky se parapeta hoy tras la quinta enmienda en su declaración personal ante los abogados de Jones? Starr entrará entonces en acción. Puede citar a la joven y plantearle el siguiente dilema: una investigación por perjurio si persiste en su actitud o la garantía de inmunidad si coopera en las acusaciones contra el presidente.

Lewinsky tiene dos opciones: decir que mintió en sus confidencias a Tripp o decir que lo hizo en su declaración escrita bajo juramento del 7 de enero. Si hace lo último, el presidente podría ser acusado por Starr. El Comité de Asuntos Judiciales de la Cámara de Representantes podría comenzar el proceso de impeachment o destitución.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de enero de 1998