La prensa francesa acusa a sindicalistas de inmiscuirse en sus contenidos

Ocho diarios de París, entre ellos los más importantes de Francia, han adoptado un texto común en el que lamentan que, "por primera vez en la historia moderna de la prensa diaria de París", una fracción sindical haya intentado inmiscuirse en los contenidos de los diarios, hasta el punto de permitir o no, su salida a los quioscos en función del cumplimiento de determinadas exigencias. La mayoría de dichos periódicos no pudo acudir el viernes pasado a la cita con sus lectores como consecuencia de la decisión de la seccion de rotativistas, correctores y otros obreros de Paris Diffusion Presse, que forma parte del Sindicato General del Libro.

Todo comenzó cuando Roland Bingler, responsable de la sección de rotativistas, hizo saber a los editores de periódicos que exigía la publicación de una nota dirigida a la Confederación General del Trabajo (CGT) y a los trabajadores de las empresas de comunicación, acerca del conflicto interno que les enfrenta al Sindicato del Libro -CGT, con la advertencia de que no podrían salir a la calle los diarios que no lo publicaran.

Según han informado Libération y Le Monde, la respuesta de los periódicos afectados fue diferente. Le Monde aceptó publicar el comunicado que se le pedía bajo la forma de una página de publicidad y pudo salir a la calle. Libération y France Soir decidieron publicar un extracto, lo cual fue estimado insuficiente por los rotativistas, que no permitieron la salida de estos periódicos. Le Parisien decidió no dar nada y fue bloqueado, pero pudo salir gracias a obreros afiliados a otro sindicato. Le Figaro no pudo aparecer, aunque este periódico estaba dispuesto a publicar un artículo sobre el conflicto. Les Echo y La Tribune pudieron publicarse tras diversas vicisitudes.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS