Cartas al director
Opinión de un lector sobre una información publicada por el diario o un hecho noticioso. Dirigidas al director del diario y seleccionadas y editadas por el equipo de opinión

Ramón Sampedro

Al conocer la noticia de la muerte de Ramón Sampedro, tetrapléjico desde los 25 años, he sentido un enorme alivio; cuantas veces era noticia este "sufrido hombre", el agobio y la impotencia se apoderaban de mí. Por más vueltas que le daba y le doy a mi cabeza y al tema, no encuentro ninguna razón que justifique semejante atrocidad, y sí encuentro fácilmente razones que se oponen a mantener tal situación.Honestamente, pienso que la auténtica frivolidad pasa por obligar a vivir a una persona en condiciones tan lamentables, y no en hacer uso de la eutanasia, cuando sea ésa la voluntad del afectado. Cierto que estamos en un país y un entorno cultural en el que, afortunadamente, la pena de muerte no tiene actualidad, pero el tema de la eutanasia implica otros motivos bien distintos, que solamente la sinrazón puede omitir.

No deja de ser paradójico que por un lado seamos tan escrupulosos con este tema y que, por otro, no tengamos mayor reparo a la hora de fabricar o vender armas, aun sabiendo positivamente que su finalidad es acabar con la vida de muchas personas, cuya existencia probablemente está infinitamente más justificada. Creo que nos movemos en el terreno de la doble moral, con todo lo que eso implica.

Al igual que con el aborto, la ley debería contemplar y amparar ciertos casos permitiendo dicha práctica. Finalmente, se me ocurre que, incluso desde el punto de vista de los creyentes, la idea de un dios tan exigente y poco caritativo no es posible.-

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS