Seis guardias civiles se niegan a declarar en el 'caso Oñederra'

Los guardias civiles Lorenzo Bárez, Luis Sandoval, Emilio Mariño, Manuel Bote, Antonio Cordero y Manuel Macías se negaron ayer a declarar ante el juez Baltasar Garzón, que les había citado como imputados en el caso Oñederra (primeras acciones de los GAL). Otro, Francisco Hermida no compareció en la Audiencia Nacional por encontrarse en Mozambique en una misión del cuerpo.

Los siete agentes estuvieron destinados en el cuartel de Intxaurrondo (San Sebastián) durante 1983 y 1984, cuando se cometieron los cuatro asesinatos atribuidos a los GAL que se investigan en el mencionado sumario. Habían sido citados para declarar durante dos días, pero decidieron presentarse ayer y acogerse al derecho a guardar silencio.

El caso Oñederra investiga los asesinatos de Ramón Oñederra, Kattu, el 19 de diciembre de 1983 en Bayona (Francia), y de Vicente Perurena, Peru, y Ángel Gurmindo, Stein, el 8 de febrero de 1984 en Hendaya (Francia), así como el atentado contra los hermanos Christian y Claude Olaskoaga, en el que el primero resultó muerto y el último gravemente herido, el 18 de noviembre de 1984 en la localidad fronteriza de Biriatou.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS