Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Seguridad Social

He aquí mi testimonio. Después de seis meses de hospitalización para salvar mi vida de lo que parecía un proceso irreversible por una miocardiopatía dilatada,hasta el punto de que mi familia fue advertida de que posiblemente mi vida se acabaría aquella noche, aquí estoy, sin embargo, con un corazón trasplantado y con muchas ganas de vivir.Es muy importante el boca a boca para defender la labor de la Seguridad Social, muy particularmente en la fase de hospitalización, ello sin perjuicio de alguna desatención o error médico,que los hay, pero sin que ello nos dé derecho a los beneficiarlos a generalizar y a elevar a categoría a mera anécdota.

En este caso, me refiero a mi estancia en el hospital Gregorio Marañón. En este centro, no sólo recibí las atenciones médicas necesarias, sino esas atenciones personales que todo enfermo necesita para encontrar la calma que en esos momentos le falta. Quiero manifestar mi agradecimiento a los cirujanos, al personal médico adjunto, a las enfermeras y auxiliares y a los cardiólogos.A los responsables a nivel del Estado y de las comunidades autónomas quiero pedirles que dejen la Seguridad Social por lo menos como está ahora, y, en todo caso, mejórenla en sus carencias.- .

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 16 de enero de 1998