Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Parlamento Europeo respalda la posición española en la reforma del sector olivarero

El pleno del Parlamento Europeo aprobó ayer por abrumadora mayoría un dictamen sobre la reforma del mercado comunitaria del aceite de oliva que sintoniza con las tesis defendidas por el sector y por el Gobierno españoles. La cámara se pronunció en favor que las ayudas comunitarias se repartan en función de la producción real y no a partir número de árboles existentes, como defiende el comisario de Agricultura, el austriaco Franz Fischler. El dictamen no es vinculante para la Comisión Europea, pero significa un toque de atención al comisario y un paso a favor de las posiciones españolas.

MÁS INFORMACIÓN

Las tesis del ponente, el español Salvador Jové (Izquierda Unitaria Europea), obtuvieron el respaldo de 272 de los 417 diputados presentes. Un total de 119 votaron en contra y 26 se abstuvieron. El resultado final demuestra que eran infundados los temores expresados esta misma semana por la ministra española de Agricultura, Loyola de Palacio, quien había aventurado laposibilidad de que los socialistaseuropeos votaran masivamentecontra las tesis españolas."Se ha demostrado que el trabajo de convicción de los socialistas españoles entre sus compañeros de otros países ha ido incluso mucho más allá de lo que era necesario", declaró con gran satisfacción un portavoz del grupo socialista español.

El dictamen aprobado ayer no es vinculante para la Comisión Europea, pero supone una advertencia muy seria para el comisario de Agricultura, defensor a ultranza de repartir las ayudas básicamente en función del número de árboles de cada país. El informe Jové va en sentido diametralmente opuesto al defender que el punto de partida sea la producción real.

Este segundo criterio beneficia a España frente a Italia porque los olivares españoles son más productivos que los italianos y porque en los próximos años entrarán en rendimiento muchos olivos plantados hace años, pero que todavía no producen fruto.

El dictamen de Jové, calificado de "equilibrado y bastante-satisfactorio para los intereses españoles" por el eurodiputado del PP Miguel Arias Cañete, ha sido fruto de un difícil consenso político entre portugueses, españoles y parte de los diputados griegos e italianos.

Cuotas nacionales

Además de las ayudas a la producción real propone repartir éstas a partir de cuotas nacionales, pero pide la determinación previa de la Cantidad Máxima Garantizada (CMG), lo que a juicio de Jové "permitirá que los países se puedan sentir luego muy cómodos con sus cuotas nacionales".La CMG actual se sitúa en 1,35 millones de toneladas que pueden recibir una ayuda de 240 pesetas por kilo de aceite producido sin recibir penalizaciones. El informé Jové estima que debería ascender a 1,8 millones de toneladas. También pide que las producciones de menos de 500 kilos al año reciban una ayuda fija anual en lugar de la ayuda en base a la producción real.

La ministra de Agricultura, Loyola de Palacio, afirmó en Madrid, poco antes de salir hacia Bruselas, que el dictamen del Parlamento Europeo "es un paso más" en el camino que ha de recorrer España para conseguir una reforma favorable a sus intereses. "Es un respaldo a la postura del Ejecutivo español que compartimos con todos los países productores", añadió. La ministra felicitó al eurodiputado Jové "por su magnífica labor, en la que ha puesto mucho corazón".

El sector olivarero español, con 51 componentes de la Mesa del aceite de oliva a la cabeza, se desplazó en masa a Estrasburgo para presionar en favor de sus tesis antes de la celebración del pleno de la Eurocámara. "Necesitamos ganar esta votación para que Fischler pierda la batalla", afirmó el presidente de la Comisión de Agricultura del Parlamento andaluz, Juan Manuel Sánchez Gordillo.

El consejero de Agricultura de la Junta andaluza, Paulino Plata, muy satisfecho de la resolución del Parlamento, subrayó que "es una primera etapa y da ánimos para que el Ministerio encabece ahora las negociaciones con los ministros europeos, que son los que al final votan", informa Las organizaciones agrarias coincidieron en que se ha ganado una batalla, pero no la guerra. La patronal Asaja dijo que el "contundente dictamen del Parlamento es una victoria de la razón frente al despropósito de Fischler" y aseguró que esta decisión "influirá enormemente" en la propuesta de reforma de la Organización Común del Mercado (OCM) del aceite que debe presentar el comisario.

"Ahora le toca a la ministra", señaló la Unión de Pequeños Agricultores (UPA), en referencia a que ahora tiene un sólido argumento para negociar en el seno de la Comisión Europea.

La Coordinadora de Agricultores y Ganaderos (COAG) también trasladó la pelota a la ministra. Uno de sus portavoces señaló: "Tiene una oportunidad de oro. Ahora, Fischler, más allá de atender a determinados intereses, sobre todo industriales, debe atender a los del sector productor y a los del mantenimiento del empleo, algo que tanto necesita la Unión Europea".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de diciembre de 1997

Más información

  • El rechazo a las ayudas por árbol no es vinculante, pero supone un traspié para el comisario Fischler