Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Editorial:

Igualdad ante la ley

LA IGUALDAD ante la ley protege a todos los ciudadanos. A este principio, que suele representarse mediante una venda sobre los ojos de la justicia, se han acogido durante los últimos días los condenados -pues de condenados se trata- del caso Filesa para pedir al Supremo que suspenda la ejecución de la sentencia hasta que el Tribunal Constitucional se pronuncie sobre los recursos de amparo presentados. Ningún precepto legal determina el procedimiento a seguir. Pero la práctica de los últimos dos años ha sido dejar en suspenso las penas de prisión, salvo en aquellos casos en los que podían temerse daños a terceros. El Supremo o las audiencias encargadas de ejecutar determinadas sentencias han optado por el aplazamiento en varias decenas de casos.La Sala Segunda del Supremo se reúne hoy nuevamente para deliberar sobre la ejecución de la sentencia del caso Filesa, que incluye penas de prisión superiores a los dos años para seis acusados, entre ellos el ex senador Josep María Sala y el ex diputado Carlos Navarro, ambos del PSOE. "Razones de prudencia" aconsejaron la suspensión en casos anteriores. Este precedente es el que invocan los afectados. Precisamente porque el caso Filesa ha sido social, política y mediáticamente más notorio, el tribunal debe aplicar con más rigor si cabe el principio de igualdad.

El fiscal del caso Filesa apoya la ejecución inmediata de la sentencia, pero acepta la suspensión cautelar en el supuesto de que el Constitucional admita a trámite el recurso de amparo, que ya ha sido presentado por Navarro. Si la Sala Segunda modifica la doctrina que ella misma ha venido aplicando, tendrá que encontrar poderosas razones para evitar la impresión de que se ha vulnerado el principio de igualdad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 17 de noviembre de 1997