Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los húngaros votan masivamente a favor del ingreso en la OTAN

Los húngaros apoyaron masivamente el ingreso del país en la OTAN en el referéndum vinculante celebrado ayer en el antiguo país comunista de Europa Oriental. Un 85,3% de los electores se proaunció a favor frente al 14,6% de noes, cuando había sido escrutado anoche la casi totalidad de los sufragios. Más de la mitad de los ocho millones de votantes inscritos ejerció su derecho al voto, lo cual concede validez a la consulta.

El Gobierno temía que una baja participación invalidara el plebiscito. El referéndum sólo era válido si un cuarto del censo electoral acudía a las urnas para pronunciarse a favor o en contra. Después de escrutado el 99,48% de los sufragios, más de 3.300.000 ciudadanos votaron por la integración a la OTAN, mientras que sólo 570.000 dijeron no a la Alianza Atlántica.El primer ministro, Gyula Horn, subrayó que la importancia del acontecimiento reside en que por primera vez en su historia el pueblo húngaro pudo decidir del lado en que quiere estar. "Este resultado es un mensaje muy importante para la OTAN porque indica que un pueblo quiere adherirse a la Alianza por su libre albedrío", declaró anoche el jefe del Gobierno.

"Es una magnífica participación para un referéndum", manifestó por su parte el ministro de Asuntos Exteriores, Laszlo Kovac. El índice de afluencia fue algo inferior al 50%. "El mensaje que Hungría transmite al mundo con este resultado es que la adhesión a la OTAN no sólo la apoya el Gobierno sino también el pueblo", agregó. "Ahora nos dedicaremos totalmente a la tarea de reestructuración del Ejército para que se adapte lo más posible a las demandas de la OTAN", afirmó el titular de Defensa, Gyorgi Keleti.

Los expertos señalan que los resultados se aproximan a los datos de la última encuesta realizada hace una semana, según la cual el 75% de los participantes en el referéndum emitirían un voto positivo.

Éste es el primero y tal vez único referéndum sobre el ingreso en la Alianza que se celebra en uno de los tres países ex comunistas oficialmente invitados por la OTAN en la pasada cumbre de Madrid (Hungría, Polonia y la República Checa).

Los tres países tienen previsto ingresar formalmente como miembros de pleno derecho en la OTAN en 1999, cuando se cumpla el 50º aniversario de la Alianza. Tanto el actual Gobierno checo como el polaco consideran que en esta cuestión no es necesario consultar directamente a la población Los Gobiernos de los países vecinos y los de los actuales miembros de la OTAN acogieron con cierta reticencia esta decisión del Gobierno de coalición socialista-liberal de Budapest porque temían que la población pudiera votar en contra. El Gobierno húngaro había desarrollado una costosa campaña en las últimas semanas para convencer a los ciudadanos de las ventajas del ingreso en la OTAN.

Un alto grado de abstención habría causado un efecto fatal para la gobernante coalición socialista- liberal y los partidos parlamentarios, que propugnaban todos ellos la adhesión a la Alianza Atlántica.

La pregunta planteada rezaba así: "¿Está usted de acuerdo con que Hungría asegure su defensa con el ingreso en la OTAN?"

Entre los partidos con representación parlamentaria existe un consenso generalizado a favor del ingreso, y sólo algunos grupos de la extrema derecha o la extrema izquierda, además de los pacifistas del llamado Círculo Alba, se oponían a la adhesión por innecesaria y costosa.

El Gobierno empleó a fondo todas sus baterías en la campaña para promocionar la OTAN entre los escépticos ciudadanos, creando un personaje proatlantista en una popular serie de televisión y proclamando sus excelencias en una serie para niños, así como en un juego infantil bautizado Natopoly y distribuido en todas las escuelas y bibliotecas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 17 de noviembre de 1997

Más información

  • Más del 85% de 'síes' en el referéndum vinculante sobre la Alianza