Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La lluvia afecta a uno de los almacenes del Museo del Prado

La abundante lluvia que cayó ayer en Madrid produjo una vez más filtraciones en el Museo del Prado. Esta vez afectaron a los almacenes temporales de la llamada Galería Jónica, situada en la parte superior de la puerta de Velázquez. Según el director del museo, Fernando Checa, las obras allí guardadas no son cuadros importantes pero, además, "no se vieron afectadas por el agua". No hubo ninguna filtración en las salas de exposición del museo.

Sobre las 16.45 de la tarde de ayer uno de los vigilantes del museo advirtió que la lluvia se estaba filtrando por las paredes y el gran ventanal de la Galería Jónica, una zona dedicada habitualmente a oficinas y que desde hace aproximadamente tres años es utilizada como almacén temporal de obras de arte. Es la zona superior a la de la tienda de regalos del museo en la planta baja.

Según explicó ayer el director de la pinacoteca, "no ha a habido filtraciones por la parte de las cubiertas del museo que están en obras, sino por las paredes y ventanas. El agua fue inmediatamente achicada y se dispuso una vigilancia y medidas para que no se siga filtrando". Según Checa, hay de 40 a 50 cuadros en ese almacén.

Desalojo

Más tarde el director se reunió en el museo con los miembros de la comisión permanente: el presidente del patronato, José Antonio Fernández Ordoñez, y los vocales Alfredo Pérez de Armiñán y Rodrigo Uría. Juntos analizaron la situación y decidieron reforzar la vigilancia para evitar nuevas filtraciones. Al término de la reunión, pasadas las diez de la noche la comisión permanente emitió un comunicado en el que se afirma que la filtración no se produjo por las obras en las cubiertas sino "en la carpintería exterior de madera de una de las ventanas [la galería tiene 18 ventanas de madera] de los almacenes". También se informó de que, a pesar de no haberse producido daños en ninguna de las obras, éstas están siendo trasladadas a otras zonas del museo "para evitar cualquier riesgo"."Nos hemos asustado pero no ha habido peligro inmediato para las pinturas almacenadas", afirmó Checa. "Estos sustos recuerdan que es un edificio viejo que necesita una remodelación total y demuestra además que el plan museográfico, en el que se dedica esta zona al paseo de los visitantes, es totalmente necesario. Hay que ampliar el museo para eliminar estos almacenes situados en sitios absurdos. Ese es el proceso en el que estamos y cualquier oposición al plan museográfico es suicida".

El pasado 20 de octubre se produjeron unas filtraciones en las salas de la galería central, en la que se encuentran importantes obras de Zurbarán y Velázquez. La dirección del museo reconoció unos días después que éstas se habían producido pero afirmó que en ningún momento habían estado en peligro las valiosas pinturas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 6 de noviembre de 1997