ELECCIONES EN GALICIA

González reclama el voto para la coalición de izquierdas "más" que si fuera para él

Abel Caballero, el cabeza de cartel de la coalición, formada por los socialistas, Esquerda Galega y Os Verdes, aspira a conseguir el domingo los votos de esos 200.000 gallegos que respaldan al PSOE en las elecciones generales pero les escatiman sus votos en las autonómicas. Y para esa tarea cuenta con el respaldo del propio González. Ayer en A Coruña, igual que el martes en Vigo, el ex líder socialista lo dejó claro: "Pido el voto más que si fuera para mí".

La coalición quiere retomar el espíritu de las elecciones generales de 1982 y transmitir el mensaje de que lo que se mide en Galicia podría ser un duelo entre González y Fraga. El objetivo: movilizar a los 200.000 progresistas que votan PSOE en las generales y se abstienen en las autonómicas.En la recta final de las elecciones, los socialistas vuelven a sonreír. Los datos más recientes de que disponen corroboran, segun ellos, los que auguraba al principio de la campaña su departamento de análisis y coyuntura; es decir, que el PP tiene en peligro la mayoría absoluta y que la coalición se distancia del BNG.

Justo lo contrario de lo que pronostica el PP. Las expectativas que reflejan los sondeos externos al PSOE no son ciertamente buenas para la coalición. Aun así, la denuncia del propio Felipe González sobre los graves errores cometidos por las firmas de estudios demoscópicos en las elecciones de marzo de 1996, cuando le daban a él unánime y erróneamente por hundido, avalan la teoría de los socialistas. González ha admitido estos días en Galicia que hubo un momento en que, ante el negro panorama que le presentaban los análisis favorables al PP, le costó convencer a sus compañeros para que no se desanimasen. Ayer echó el resto.

"Vamos a ganar a las encuestas", proclama González. Y los socialistas gallegos se entusiasman. La pasión que levanta el ex presidente del Gobierno en sus electores de esta comunidad se pone de manifiesto tantas cuantas veces les arenga. Anoche se volvió a demostrar en A Coruña.

En el Palacio Municipal coruñés, durante la hora y cuarto que habló apoyando cálidamente a Caballero, González volvía a referirse precisamente a las encuestas que se han publicado estos días dando el triunfo casi absoluto a Manuel Fraga.

El ex presidente reveló que el día anterior había recibido una carta del director de una empresa de sondeos quejándose ante él por haber acusado a todas sin excepción de manipular los estudios de opinión. Lo que más le sorprendió, no obstante, fue que este directivo admitiera que dos empresas de la competencia no hacían un trabajo técnico objetivo, sino que "hacían propaganda y confundían a la gente". Los asistentes le coreaban con gritos de ¡Felipe, Felipe, Felipe!

Da igual que le tape con sus mensajes de Caballero. A éste no le importa en absoluto que el ex presidente le quite el protagonismo durante unas horas. Lo relevante para la coalición es que su electorado vea a González tan implicado en estas elecciones como si fueran algo suyo, se animen y vayan el domingo a votar masivamente.

Estos actos de González en Galicia se convierten además en un desahogo de sus preocupaciones y un relato de lo que él considera graves desafueros del actual Gobierno del PP. La semana pasada en Ourense, el martes en Vigo y anoche en A Coruña, González volvió a alertar a sus simpatizantes sobre la quiebra de la libertad de expresión y las reglas del juego democrático tras la llegada de Aznar a La Moncloa. También le escucharon manifestar su gran inquietud por cómo ha llevado el Ejecutivo del PP el proceso de privatizaciones de las grandes empresas públicas, especialmente Telefónica y Endesa.

Por último hizo algo sorprendente al dirigirse a los medios de comunicación y pedir. que investiguen los sueldos de los directivos de las empresas públicas y de las privatizadas recientemente por el Gobierno.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 16 de octubre de 1997.

Lo más visto en...

Top 50