'Cassini' partió ayer para su viaje de siete años a Saturno

3.500 millones de kilómetros de camino

Agencias
cabo Cañaveral - 15 oct 1997 - 22:00 UTC

La nave no tripulada Cassini-Huygens inició ayer su larguísimo viaje hasta el planeta Saturno, en el que recorrerá 3.500 millones de kilómetros durante siete años antes de llegar al planeta de los anillos. El lanzamiento tuvo lugar con toda puntualidad a las 10.43 hora peninsular española desde el centro espacial Kennedy en cabo Cañaveral (Florida). La nave, de 5.670 kilogramos de peso, fue lanzada por un cohete Titan 4B de la fuerza aérea que iluminó el cielo nocturno de Florida.

"Es precioso, precioso. Hemos estado esperando mucho tiempo para esto", dijo ante el espectáculo Charles Kohlhase, director científico de la misión. Cassini fue liberada de la. última fase del cohete 43 minutos después del despegue. La nave inició ayer una ruta indirecta hacia Saturno ya que debe primero rodear Venus dos veces, luego la Tierra y después Júpiter para obtener suficiente impulso antes de llegar a su destino en julio de 2004.El éxito en el lanzamiento no ha servido para acallar las protestas de los que se oponen a la misión porque la nave Cassini transporta dos generadores con plutonio que le permiten funcionar aunque se aleje mucho del Sol. El paso por las cercanías de la Tierra en 1999 (a una distancia de 800 kilómetros) sigue siendo considerado un riesgo por estos activistas, aunque la NASA ha afirmado que la probabilidad de que la nave caiga a la Tiera es muy baja, de una entre un millón.

"Nuestra navegación es extremadamente precisa; controlaremos ese pase con una precisión de tres o cuatro kilómetros. Eso es algo que el Jet Propulsion Laboratory [centro de control de la misión] lleva haciendo bastante tiempo", dijo Kohlhage.

Cassini debe entrar en órbita de Saturno en julio de 2004 para empezar un recorrido de cuatro años del intrincado sistema de anillos del planeta y su variada colección de lunas. La nave lleva una sonda construida en Europa, la Huygens, que caerá en paracaídas sobre la luna Titán, la mayor y más interesante luna de Saturno, donde se sospecha la existencia de océanos de metano líquido.

Instrumento español

Entre los sensores de que va dotada la sonda, hay uno en cuyo diseño,y construcción han participado científicos y técnicos del Instituto de Astrofísica de Andalucía, del CSIC y de la empresa Crisa. Su objetivo es estudiar las propiedades físicas de la atmósfera en su descenso y de la superficie, sólida o líquida, tras el aterrizaje.Esta misión, que tiene un coste total de medio billón de pesetas, es la última de las. grandes iniciativas de exploración interplanetaria de la NASA. Las siguientes misiones son mucho más baratas y sus objetivos son en general más modestos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 15 de octubre de 1997.

Lo más visto en...

Top 50