Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

'Retransmisión' de una causa secreta

Tres de los imputados en el 'caso Liaño' hablan en la COPE sobre lo que declaran en el Supremo

El Tribunal Supremo no es el único lugar en el que el juez Javier Gómez de Liaño, el fiscal Ignacio Gordillo y el letrado Antonio García Trevijano han prestado declaración durante los últimos días. Todos ellos han desfilado también por la COPE, donde han contado, uno por uno, lo que les ha parecido acerca de un asunto en el que acababan de prestar declaración bajo secreto.Los oyentes de la cadena episcopal ya están acostumbrados a oír a Pedro J. Ramírez, Luis María Anson o Ramón Tamames. Escuchan mucho menos a los obispos -el secretario de la Conferencia Episcopal, José Sánchez, ha optado por las tertulias de Onda Cero-. Y ahora han tenido la oportunidad de conocer la versión de los imputados sobre el caso por el que están declarando en el Supremo.

Javier Gómez de Liaño. Este juez hizo apología de sí mismo en la COPE. Habló en tercera persona, diciendo que lo hacía en calidad de abogado del juez -"tengo una posición esquizofrénica", reconoció. No mencionó que un tribunal superior le revocó, una tras otra, hasta seis de sus decisiones. En sus declaraciones radiofónicas, Liaño se refugió en el manto de la fiscalía, que siempre le ha apoyado -dijo- e ignoró la existencia de los seis autos judiciales citados, en algunos de los cuales se le dijo algo tan serio como que la arbitrariedad había presidido la toma de decisiones como instructor.

Poco importa, también, que la cuestión de cerrar o no el proceso contra Sogecable esté sometido ahora mismo al examen de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional. Liaño explicó ampliamente en la COPE lo pernicioso que sería cerrar el casó: "Una decisión de archivar en este momento esas actuaciones [las del caso Sogecable] es una decisión, y hablo comó abogado de Javier Gómez de Liaño, es una decisión tomada a contrapelo, a contrahistoria, e incluso en contra de la lógica procedimental".

En esas mismas declaraciones, acusó al Supremo -el tribunal que le tiene imputado- de trato de favor hacia Felipe González por permitirle el acceso por la puerta principal. "Justicia genuflexa, justicia servil", sentenció Liaño en la emisora.

Ignacio Gordillo. Al fiscal asignado al caso Sogecable -hasta hace dos días- no sólo le parece incomprensible que se le impute por "una comida en la que se podía haber hablado de una conspiración", sino que "se nos estigmatice entrando ayer al Tribunal Supremo, con todos los fotógrafos y periodistas. A mí me parece muy grave en la medida en que tengo que entrar ahí con todos los compañeros de ustedes, periodistas; encantado, pero, lógicamente, para los alumnos, para los ciudadanos, el ver que esa persona, e¡ fiscal, la señora

Márquez, el señor Gordillo, tienen que entrar como imputados, lógicamente me preocupa

El fiscal Gordillo tampoco está de acuerdo con que los acusados de Sogecable puedan defenderse, como otros ciudadanos, con las armas legales a su alcance. "La batalla jurídica en la que está planteado este tema con tantísimos recursos, recusaciones, etc., no da ánimo de colaborar con la justicia. A mí me preocupa, como decía el otro día el juez Gómez de Liaño, que existan dos clases de ciudadanos, unos que entran por una puerta y otros por otra".

Antonio García Trevijano. No se anduvo por las ramas en la COPE: "Mi declaración [en el Supremo] ha desmontado todas, absolutamente todas las falsedades, arbitrariedades, invenciones contenidas en las declaraciones de Jaime García Añoveros y en el auto del señor Garzón".

De paso, explicó por qué cree él que le han imputado en la trama contra Sogecable: "Yo no he cedido nunca en denunciar la falsedad del régimen actual, la falsedad de la Monarquía, yo no he aceptado jamás que tengamos un Rey designado por Franco (...) No acato la Monarquía, no acato este Rey, no acato la Constitución; digo lo que siento y si quieren meterme en los tribunales que me metan, me da igual". A él le meten en las conjuras republicanas "para hacer creíble que ahí hay una operación; si yo no estoy por medio, nadie toma en serio esto (...) A mí me da igual lo que el pueblo piense de mí, y el que crea que soy un sinvergüenza o un conspirador que piense lo que quiera".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 3 de octubre de 1997

Más información

  • Gordillo: "Me parece grave entrar al tribunal entre periodistas"