ASAMBLEA DEL BANCO MUNDIAL Y EL FMI

El Fondo respalda el euro y cree que logrará, un peso comparable al dólar como valor de reserva

El Fondo Monetario Internacional (FMI) no sólo confía en que la unión monetaria europea se pondrá en marcha en la fecha prevista (enero de 1999), y con un amplio número de países participantes, al menos 11. También apuesta por que el euro se convierta en una moneda reserva en competencia con el dólar. Pero su fortaleza, advierte, dependerá de que la UE mantenga su control del déficit y de la credibilidad del Banco Central Europeo. Las monedas europeas representan el 26% de las reservas oficiales de divisas en el mundo, lejos del 56% que supone el dólar.

Más información

El euro ha recibido un fuerte espaldarazo del FMI en las reuniones anuales de esta institución y del Banco Mundial celebradas en Hong Kong. Para el Fondo, la constitución del euro representa "uno de los acontecimientos monetarios más importantes desde Bretton Woods", los acuerdos que dieron origen a la creación del propio Fondo y del Banco Mundial tras la II Gran Guerra y a la adopción del patrón oro.El FMI cree que la moneda única europea permitirá al continente tener mayor peso en las transacciones mundiales de divisas, que se concentrarán en el dólar, el euro y el yen. Aunque la UE y EE UU representan cada uno un 20% de la producción mundial de bienes y servicios, la hegemonía del dólar en las transacciones financieras y comerciales internacionales es abrumadora.

El 50% de los intercambios comerciales se paga en dólares y sólo un 30% en monedas europeas. Más de la mitad de la deuda externa de los países en desarrollo está denominada en dólares y sólo un .16% en divisas europeas. El 37% del total de activos públicos internacionales han sido emitidos en dólares, frente a un 30% en monedas de la UE.

"La mayor base económica del euro y la eliminación de los costes de transacción por los intercambios comerciales en diversas monedas europeas permitirán aumentar el uso del euro como una unidad para denominar los flujos comerciales", señala el FMI en su informe de coyuntura.

Voces alarmistas

El Fondo se desmarca de quienes piensan que la adopción del euro aumentará la volatilidad de los mercados. Voces alarmistas como la del estadounidense Fred Bergsten, del Instituto de Economía Internacional, creen que nada más introducirse la moneda única los bancos centrales venderán de forma masiva reservas en dólares (ahora de un billón, 150 billones de pesetas) para comprar euros y diversificar sus carteras.

En los bancos centrales europeos, las reservas en divisas de los países de la unión monetaria se convertirán en euros, por lo que las reservas en divisa extranjera estarán denominadas mayoritariamente en dólares. Pero éstas tenderán a ser reducidas, porque el comercio en el área del euro ya no necesitará estar cubierto por las reservas en moneda extranjera.

Aunque espera que se produzca una recomposición en las carteras de los bancos centrales del mundo, cuyos activos, excluidas las reservas de oro, ascienden a 1,4 billones de dólares (unos 210 billones de pesetas), el FMI destaca que son las carteras privadas, que mueven 70 billones de dólares (10.500 billones de pesetas) en Norteamérica, Japón y la UE, las que marcarán el posible cambió en los flujos internacionales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 25 de septiembre de 1997.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterMÁSTER MÁS DEMANDADO

Lo más visto en...

Top 50